El conjunto santiagués, irreconocible, encajó una derrota inapelable en un partido para olvidar M. G. REIGOSA Hay días en los que es mejor no salir de casa y al Obradoiro le tocó uno de esos en Tenerife. Un año más continúa sin ganar en el Santiago Martín, pero esta vez se llevó una derrota sonrojante porque a un equipo le salió todo, absolutamente todo, y al otro prácticamente nada, desde el minuto uno al...