Cuando se tutea al LÍDER y se sale de la COPA con HONORES

AGUSTÍN ARIAS.-

El sueño aurinegro concluyó. Por tercera vez en la historia del CB Canarias se dice adiós a la Copa del Rey desde las semifinales y acariciando la hazaña. Sucede que para completarla ante un grande siempre será necesario rendir al 100% y no cometer una docena de errores, porque cada balón perdido, cada tiro liberado fallado el poderío del rival te «mata».

Es lo que aconteció esta tarde en el WiZink Center entre el siempre poderoso Real Madrid y la gran sensación de la 20/21, Lenovo Tenerife. Una semifinal emocionante y tremendamente disputada, con un conjunto insular que  mostró sus credenciales de «equipo con recursos», con 15 minutos iniciales de ensueño, al punto de ponerse con la friolera de +18 (22-40) en el electrónico, para alegría de los seguidores aurinegros.

El acierto triple fue el denominador común en el arranque, con sendas canastas de Fitipaldo y Doornekamp para el 0-6, un triple de Deck y un 2+1 de un hoy extraordinario Fran Guerra, y todo ello para el 6-11, con el pívot grancanario sumando ya 5 tantos.

La «carta en la manga» de Txus Vidorreta fue Santi Yusta, si bien hay que reconocer que la jugada no le salió como debió planificar, entre otras razones porque reemplazar a un hoy discreto Sasu Salín, perfectamente controlado, no es fácil.

Hay antideportiva a Alocén sobre Huertas, con el brasileño transformando sendos tiros libres y poniendo el +8 (11-19). Se ven marcajes claros, como el de Sergio Rodríguez sobre Rudy Fernández.

En la recta final de este periodo los árbitros se «inventan» una falta ofensiva en el bloqueo de Gio -hoy partió desde el banquillo-, que coincidía con canasta de Marcelinho, optando los de «naranja» por anular la misma. Con el +4 (19-23 se llegó al primer alto.

En el inicio del segundo acto los pívots canaristas tenían ya dos faltas, optando Txus por jugar como más altos con Cavanaugh y Sulejmanovic, jugador este que volvió a firmar una excelente actuación en el rebote.

Dos triples de Cavanaugh, una canasta de Salin y un acierto desde el 6,75 de Fitipaldo colocan el +13 (22-35), con un excelente juego colectivo, tanto en defensa como en el ataque al aro madridista. Llegó el +14, de inmediato Bruno estableció el +17 (22-39), con técnica a Pablo Laso por una «observación-advertencia» a los árbitros, indicándoles algo así como «ya lo hemos visto todo, ya lo hemos visto todo». El libre de Sasu pone la máxima renta +18 (22-40), a 4 minutos del descanso.

El Lenovo Tenerife estaba jugando de maravilla. Se gustaba en su trabajo defensivo, se corría la pista y se acertada en la resolución final. Solo había un «pero», el rebote, con un nombre propio, Walter Tavares, que cerró su actuación con ¡15 capturas» 7 de ellas en ataque.

Primero un 6-0 y después un 7-0, con breve reacción de por medio, llevó al 40-46 del descanso, siendo el parcial en los tres minutos finales de 18 a 6.

Vidorreta optó por Butterfield para el inicio del tercer acto y a la primera ocasión el norteamericano se clavó un triple que dio paso al 46-53, con dos espectaculares canastas de Guerra en las narices del gigante Tavares que situó el +9 (46-55). Se volvía a jugar con acierto, aunque estaba claro que el rival tenía suficiente armamento para impedir una segunda «ola» canarista.

Siguen los cambio de cromos en el Canarias, con la vuelta de Shermadini, hoy desconocido y poco efectivo ante la larga sombra de Walter, con Salin entrando como revulsivo.

A dos minutos del final del periodo los blancos solo tenían una falta en su casillero, estando los aurinegros en bonus desde hacía algunos minutos. Vamos, como si los del Real Madrid fuesen «hermanitas de la caridad» en defensa.

Un parcial de 13-2, con «minuto» de Txus, comenzó a dejar claro que el rival iba lanzado hacia la final (64-59). Sergio Llull volvía a ser determinante, acompañado con dos «matadores» desde el exterior, Causeur y Deck, secundados por la experiencia de Carroll.

Así y todo, el Lenovo Tenerife seguía «vivito y coleando», con la idea clara de querer «MORIR MATANDO». Un 2+1 de Huertas -compensó con creces hoy su mala actuación del jueves- reducía a dos el tanteo (64-62) a 31 segundos, cerrándose con el 65 a 62, siendo el parcial del tercer cuarto de 25 a 16.

Y llegó la hora de la verdad. Diez minutos para decidir una plaza para la gran final. Un robo de Bruno le lleva a la cesta rival, que falla, estando atento Sulejmanovic para rebotear y fijar el 69-68. Todo esto a solo 5 minutos del final, lo que en baloncesto es todo un mundo. Huertas anota su punto número 20 (71-70).

A 3:30 Deck se saca un triple desde la esquina para el +6 (76-70), con respuesta en la pintura de Guerra, en su punto 15, con nuevo acuerto desde el 6,75 del demoledor Couseur (79-72) a 2:50.

Restaban 72 segundos y un triple de Doornekamp es el claro ejemplo de la garra canarista por llegar vivos al final (81-77). Llull pone el +6 (83-77) y con una canasta por equipo concluye esta bonita historia aurinegra en la semifinal de la Copa del Rey (85-79).

Hay algunos apuntes dignos de citar: 1º Excesivos balones en el interior sabiendo que cada entrada iba a finalizar con «gorro» de Tavares. 2º Shermadini, que apenas es citado en esta crónica, apenas estuvo 13 minutos en pista, primero por no estar nada cómodo y segundo por el excelente rendimiento de Guerra. 3º Se notó en exceso la falta de triples de Sasu Salin, con el finlandés firmando un 0/1. 4º Con -3 en el marcador Fran Guerra afronta el aro y en lugar de sacar el balón a un liberado Butterfield se juega el semigancho, recibiendo el tapón del «gigante blanco».

En definitiva, gran actuación de Lenovo Tenerife en la cancha habitual del Real Madrid, tuteando al líder de la ACB y haciendo disfrutar a la «Fiebre Amarilla» de su juego.

En el aspecto individual, sombrerazo al maestro Huertas, ovación para el futuro internacional Fran Guerra, aplausos para Bruno Fitipaldo y la felicitación a Sulejmanovic por su crecimiento constante en este equipo.

85 – Real Madrid (19+21+25+20): Alocén (5), Causeur (18), Deck (18), Thompkins (6) y Tavares (6) -cinco inicial-, Carroll (11), Rudy (5), Abalde, Tyus (3), Laprovittola (2), Garuba y Llull (11).

79 – Lenovo Tenerife (23+23+16+17): Fitipaldo (13), Salin (3), Cavanaugh (8), Guerra (15) y Doonerkamp (8) -cinco inicial-, Yusta, Huertas (22), Rodríguez, Shermadini (1), Butterfields (3) y Sulejmanovic (6).

Árbitros: Carlos Peruga, Óscar Perea y ArnaU Padrós. Fabien Causeur y Aaron Doornekamp fueron eliminados por cinco personales en el minuto 40.

Incidencias: Primera semifinal de la Copa del Rey de baloncesto disputada en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid a puerta cerrada por la pandemia de coronavirus.

No hay comentarios

Escribir un comentario