El Barça regresa a una final tras desactivar al TD Systems Baskonia (77-68)

El conjunto blaugrana alcanzó la final de la Copa del Rey después de superar al TD Systems Baskonia en un duelo que dominó desde el principio y en el que llegó a tener 20 puntos de ventaja. Mirotic, con 16 puntos y cinco rebotes, y Higgins, autor de 15 puntos, lideraron el triunfo del Barça

EFE

Barça y Real Madrid reeditarán este domingo, dos años después de su última cita, la final de Copa más repetida de la última década tras el triunfo incontestable de los azulgranas en una semifinal con poca historia, en la que despachó con un juego coral y su dominio en el rebote a un desconocido TD Systems Baskonia, al que no le bastó su reacción en el último cuarto (77-68).

Porque los vitorianos solo plantaron cara al inicio y cuando ya era demasiado tarde. Su mejor puesta en escena, con un Pierria Henry enchufado que monopolizaba todo el juego de su equipo y anotaba diez de sus doce primeros puntos, fue un espejismo, porque mediado el primer cuarto se produjo un apagón colectivo que tuvo a los vitorianos más de cinco minutos sin sumar una sola canasta.

Con un juego espeso y errores continuos en ataque, también perdían la batalla bajo aros y no se parecían en nada a la versión ofrecida el día anterior.

Además, como los triples no les entraban, el Barça se fue creciendo con el paso de los minutos, aunque tampoco andaba muy sobrado. Primero Nikola Mirotic y después Cory Higgins hicieron daño a una defensa que se veía claramente superada en el rebote, lo que se tradujo en la ventaja azulgrana al final de los primeros diez minutos (15-12).

El segundo cuarto transcurrió por los mismos derroteros. Sin ideas en el ataque vitoriano, que falló ocho de los nueve triples que intentó en la primera mitad, el Barça aprovechó para escaparse a base de acierto exterior. Primero fue Abrines, y le siguieron Mirotic por partida doble y Hanga. Con esos cuatro triples, la ventaja al descanso ya empezaba a ser preocupante (38-27. min 20).

En los 20 primeros minutos, los catalanes sumaban 26 rebotes, 12 de ellos ofensivos, por doce de su rival, que solo repartió una asistencia en ese periodo y vivió de un Henry que aportó 15 de los 27 puntos del conjunto vasco. Poco bagaje para colarse en una final de Copa del Rey ante un rival como el Barça.

Un 6-0 de salida tras el paso por vestuarios complicó más el panorama. Los de Dusko Ivanovic, que se vieron en un abrir y cerrar de ojos diecisiete abajo, enlazaron un 7-0 a favor gracias a un tiple de Henry y otro de Rokas Giedraitis que llegó acompañado de un tiro libre adicional. Ahí terminó su reacción, porque el guión del partido volvió a ser el mismo que hasta entonces.

Porque el Barça no se arrugó y siguió a lo suyo, fiando todo a su defensa, a su abuso bajo aros y a la inspiración de un Kyle Kuric que combinaba su habitual acierto con su contribución en el rebote. A ello sumaba la tranquilidad que otorga el tener unas rentas superiores a los quince puntos, aunque sabía que tenía enfrente a un rival del que no te puedes fiar.

Al último cuarto se llego con los de Jasikevicius con medio billete para la final en el bolsillo (64-47, min 30). Pese a llegar a perder por 20 puntos, el TD Systems Baskonia siguió intentándolo, y de la mano de Achille Pollonara, llegó a ponerse a seis tras cinco puntos consecutivos del argentino Luca Vildoza, que apretaron la semifinal tras un 16-5 de parcial (69-63, min 35).

Al Barça le entraron las dudas. Jasikecicius paró el juego de inmediato para evitar sobresaltos de última hora porque sus hombres eran ahora los que no daban una a derechas. Jekiri recortó hasta los cuatro puntos la desventaja, pero hasta ahí llegó la rebelión baskonista, porque el partido se convirtió en un intercambio de tiros libres que benefició al equipo catalán, que volverá dos años después a una final copera, ante el mismo rival, el Real Madrid, y en el mismo escenario que entonces.

77 – Barça (15+23+26+13): Calathes (4), Higgins (15), Hanga (3), Mirotic (16) y Pustovyi (4) -cinco inicial-, Oriola (-), Abrines (9), Davies (8), Westermann (4), Bolmaro (2), Smits (2), y Kuric (10).

68 – TD Systems Baskonia (12+15+20+21): Henry (19), Dragic (3), Giedraitis (5), Polonara (10) y Jekiri (15) -cinco inicial-, Vildoza (10), Sedekerkis (-), Fall (-), Diop (-), y Peters (6).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Antonio Conde y Rafael Serrano. Sin eliminados

Incidencias: Segunda semifinal de la Copa del Rey de Madrid, disputada a puerta cerrada en el WiZink Center.

Ivanovic: «Si juegas al Barça con tanto respeto, pocas opciones tienes»

El entrenador de TD Systems Baskonia lamentó que su equipo no tuviera la suficiente intensidad en la primera parte y que llegara a ir perdiendo incluso por 20 puntos de diferencia

Dusko Ivanovic, entrenador del TD Systems Baskonia, consideró que la clave de la derrota en semifinales frente al Barça estuvo en la pésima primera mitad de sus jugadores, ya que durante esos veinte minutos tuvieron demasiado respeto a su rival, y cuando eso ocurre, «tienes pocas opciones de ganar«.

«Si juegas con tanto respeto como nosotros durante veinte minutos, pocas opciones tienes. Teníamos que haber jugado como en el último cuarto, no respetar a nadie, no tenemos ninguna razón para respetar y estábamos ahí esperando a que nos ganen y eso no puede ser«, reflexionó el técnico montenegrino en rueda de prensa.

Fue especialmente crítico con el trabajo de sus hombres en la primera mitad, en la que perdieron la batalla por el rebote, solo hicieron seis faltas y dieron una sola asistencia «por lo que cualquier cosa iba a favor del Barcelona«.

«¿Qué decir? Los primeros veinte minutos no me gustaron, no era el Baskonia, y en la segunda parte jugamos mucho mejor. Al comienzo jugamos con mucho respeto y no nos adaptamos a la manera de jugar tan dura del Barça y en el segundo jugamos mejor y estuvimos a punto de variar (el resultado) pero nos faltó«, resumió Ivanovic.

Por último, recordó que este es el cuarto partido de la temporada frente al equipo catalán, que les ganó en la Supercopa y en el último segundo en uno de los dos partidos jugados en Vitoria, donde sus jugadores se llevaron el otro enfrentamiento, «por lo que no sé por qué hemos jugado así los primeros veinte minutos«, finalizó.

Jasikevicius: «Ante el Real Madrid no nos podremos relajar ni un minuto»

El técnico del Barça se mostró satisfecho por alcanzar la final de la Copa del Rey, aunque aseguró que de cara al partido de este domingo el equipo no puede bajar el nivel porque «enfrente habrá un rival de altísimo nivel»

Sarunas Jasikevicius, entrenador del Barça, consideró que ante el Real Madrid, su rival de este domingo en la final de la Copa del Rey, no podrán relajarse «ni un minuto» ya que se trata de un equipo «de altísimo nivel» que castiga cada error, por lo que abogó por olvidarse rápidamente de la semifinal frente al TD Systems Baskonia para preparar correctamente el partido por el título.

«Ahora hay que olvidar lo de hoy y preparar la final de mañana, que esperamos jugarla bien. No nos podremos relajar ni un minutos porque enfrente habrá un rival de altísimo nivel que seguramente nos castigará como hoy ha hecho el Baskonia«, dijo en rueda de prensa el técnico lituano, que prefirió no pensar en los resultados de los últimos Real Madrid-Barça «porque cada partido es una nueva historia y lo que ha pasado anteriormente no significa nada«.

También consideró justo el triunfo de hoy en semifinales, ya que fueron mejores que su rival durante gran parte del partido. «Fue una gran victoria. Después del gran esfuerzo de anoche hemos salido muy bien, recuperados físicamente, con muy buena mentalidad, y durante la mayoría del partido hemos sido superiores«, destacó.

«Lástima que hemos perdido la concentración al final -continuó- **porque contra estos equipos no se puede hacer esto, pero al final aguantamos y hay que aprender y seguir con la misma mentalidad mañana en la final».

Por último, destacó la aportación de los hombres con menos minutos, como el argentino Leandro Bolmaro, que este sábado les dio «un plus de energía importante«, así como la aparición en momentos claves de sus mejores jugadores, que supieron sacar la ventaja inicial frente al Baskonia.

«Luego hemos perdido la concentración, pero al final aguantamos y creo que merecimos la victoria«, concluyó el técnico lituano, para quien el exigente partido frente a Unicaja de cuartos de final, que se decidió en la prórroga, «fue un aviso muy importante» para su equipo, que hoy salió más concentrado desde el salto inicial porque los jugadores estaban «un poco picados» por lo ocurrido en su debut copero.

No hay comentarios

Escribir un comentario