Los cabezas de serie «pasaron» el CORTE

Los cuatro primeros al término de la primera vuelta se ganaron el ser cabezas de serie en la Copa del Rey 2021 de Madrid. Y los cuatro han logrado superar la eliminatoria de cuartos de final para plantarse en las semifinales de este sábado.

El jueves lo hicieron Lenovo Tenerife y Real Madrid, al imponer con autoridad a San Pablo Burgos y Valencia Basket y hoy lo han hecho Baskonia y Barcelona, los de Vitoria imponiendo su superioridad ante el Joventut y los azulgranas teniendo que recurrir a la prórroga para dejar en la cuneta a un valiente Unicaja que llegó a ponerse con +20 en el primer tiempo.

Decir que los árbitros, como siempre, optaron por inclinar la balanza a favor del «grande», dejando de pitar claras faltas de los azulgranas en los momentos más calientes del final del choque y en la prórroga, mientras que el menor roce de Unicaja era castigado con personal. Es verdad que el conjunto andaluz cometió excesivos errores, pero cuando se iguala el marcador y ambos tienen opciones de llevarse la victoria las interpretaciones de las reglas tendrían que estar marcadas por la imparcialidad.

En la acción final del tiempo reglamentario, cuanmdo Tim Abromaitis cogió el balón y se metió en la zona para empatar fue objeto de un clarísimo agarrón de la camiseta por parte de Davis que los árbitros no quisieron ver. Hubiera significado un tiro adicional y, de meterlo, el pase a las semifinales para Unicaja. La foto es una captura de pantalla del entrenador Ricardo González Dávila.

Katsikaris: «La última jugada, la canasta de Abromaitis, era falta, clarísima. Le agarran la camiseta. Se ve en la foto, en los vídeos. Y ahí ya el partido se va a la prórroga. Nos deben un tiro libre».

Así pues, nos esperan dos apasionantes duelos, con un Real Madrid-Lenovo Tenerife a las tres de la tarde, hora canaria, con los anfitriones como favoritos para protagonizar otra final copera. Tras este choque saltarán al parquet las escuadras del Baskonia y Barça, partido que, a priori, se presenta tremendamente emocionante y sin un favorito claro.

Henry, Giedraitis y Polonara ponen rumbo a semifinales (96-87)

De la mano de un inspirado Perria Henry (16 puntos y ocho asistencias) y el acierto de Polonara y Giedraitis (19 puntos cada uno), el equipo vitoriano dominó desde el principio el duelo frente a un Joventut de Badalona que no pudo contrarrestar la eficacia anotadora baskonista

EFE

El TD Systems Baskonia se clasificó este viernes para las semifinales de la Copa del Rey al vencer al Joventut de Badalona por 96-87 en un partido en el que siempre dominó en el marcador y tuvo las riendas del juego.

Sin aparente esfuerzo ni grandes alharacas en su juego, el TD Systems Baskonia dominó el partido desde el principio (16-6, min.5), con un Joventut que aguantó el tirón como pudo.

Rokas Giedraitis y Pierria Henry dominaron los primeros minutos con solvencia, mientras que Nenad Dimitrijevic fue el más acertado de los verdinegros, aunque en ningún momento del primer cuarto, 28-17, dieron sensación de poder equilibrar el marcador.

La entrada de Youssoupha Fall no fue una buena noticia para la ‘Penya’, ya que dominó los aros a su antojo durante los primeros minutos. Sin embargo fue Demetrius Jackson el que mejor entendió el juego que necesitaba su equipo para intentar acortar distancia, 35-28 (m.13).

Pero todo se quedó en un intento, porque ni el Joventut de Badalona dio la sensación de poder, ni el TD Systems Baskonia rompió el partido de forma definitiva (55-47 al descanso).

Henry y Aquille Polonara, con su habitual dinamismo, fueron los mejores entre los vitorianos, mientras que Jackson, Dimitrijevic y un irregular Ante Tomic destacaron en el Joventut de Badalona.

No hubo demasiados cambios en el tercer acto. Henry siguió dominando y entró en escena con buen pie Xabier López-Aróstegui. El Joventut de Badalona intentó subir un peldaño en defensa, pero no tuvo resultados, más allá de un acercamiento (68-61, m.25) tras dos canastas consecutivas de Ferrán Bassas.

El Joventut de Badalona quiso, pero no pudo, y el TD Systems Baskonia pareció sentirse cómodo con una ventaja en torno a la decena de puntos, quizá para no desgastarse más de lo necesario. El tercer cuarto finalizó con 78-68.

Un 9-0 de salida en el cuarto de la verdad y casi cinco minutos sin anotar acabaron de darle la puntilla al Joventut de Badalona (87-68, m.34.30).

El TD Systems Baskonia navegó con pulso firme hacia las semifinales en donde se las verá con el vencedor del Barça-Unicaja.

96 – TD Systems Baskonia (28+27+23+18): Jekiri (4), Henry (16), Peters (17), Giedraitis (19) y Polonara (19) -cinco incial-, Raieste, Vildoza (7), Sedekerkis (2), Fall (5) y Dragic (7).

87 – Joventut (17+30+21+19): Dimitrijevic (8), López-Arçostegui (12), Bassas (5), Parra y Tomic (14) -cinco inicial-, Dawson (3), Ribas (6), Morgan (7), Brodzianski (18), Jackson (12), Ventura y Birgander (2).

Árbitros: Carlos Peruga, Antonio Conde y Jorge Martínez. Sin eliminados.

Incidencias: Tercer partido de cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid.

El Barça logra la mayor remontada en la Copa del Rey

El conjunto blaugrana remontó los 20 puntos de desventaja del primer cuarto (9-29) algo que nadie antes había logrado. Esta reacción supera la obtenida por el Herbalife Gran Canaria en 2016

El Barça ha logrado un hito sin parangón en la historia de la Copa del Rey. Ningún equipo había logrado vencer un partido remontando tantos puntos en contra (14) al final del primer cuarto. Los hombres de Sarunas Jasikevicius acabaron el acto inicial perdiendo por 9 a 29, pero acabaron dándole la vuelta al marcador para vencer por 103 a 93.

Esta remontada supera la que logró el Herbalife Gran Canaria en el partido de cuartos de 2016, ya que acabó ganando (83-78) un partido que perdía por 10 tras los diez primeros minutos (16-26).

El Barça apaga en la prórroga la rebelión del Unicaja y Brizuela (103-93)

El equipo Blaugrana remontó 20 puntos a un gran Unicaja y acabó llevándose la victoria en la prórroga. Calathes (17 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias) y Higgins (22 puntos) dieron réplica al sensacional partido de Darío Brizuela (33 puntos)

EFE

Con mucho sufrimiento y después de una prórroga tras estar casi todo el partido contra las cuerdas, el Barça acabó sacando su billete para semifinales de la Copa del Rey al apagar, gracias a la mejor versión de Corey Higgins, la rebelión de un excelso Unicaja que lo arrolló en el primer cuarto y llegó a estar veinte arriba guiado por Dario Brizuela, autor de 33 puntos (103-93).

Se enfrentaban dos plantillas con rachas diametralmente opuestas. Los azulgranas llegaban en un gran momento de juego y resultados, con once triunfos en doce partidos en 2021, mientras que los andaluces encadenaban una serie de trece derrotas y una sola victoria hasta que el domingo lograron imponerse al urbas Fuenlabrada en Liga.

Pero nada de eso se reflejó este viernes en la pista. El primer cuarto fue un monólogo del Unicaja. Dolido en su orgullo, salió a morder y arrolló al Barça en sus mejores momentos de la temporada. Todo le salía a un equipo crecido que, al ritmo que marcaba un imperial Brizuela, bailaba a un rival que no las veía venir.

Al escolta donostiarra le salía todo y sus catorce puntos en el cuarto, con un solo fallo en el tiro, catapultaron a su equipo ante el enojo de un Sarunas Jaikevicius que tuvo que parar el juego antes de lo previsto en busca de una reacción de sus jugadores.

Porque los azulgranas asistían atónitos al recital verde. Sin ritmo y con muchas dudas en su juego, perdían hasta la batalla del rebote ante el segundo peor equipo en esa faceta. Los triples de su oponente (5/7), y el sorprendente desequilibrio en los rechaces (10/4), elevaron la brecha a los 20 puntos (9-29) y solo un par de aciertos exteriores de Álex Abrines y Leo Westermann en el último minuto minimizaron daños al final de un primer cuarto de claro color malagueño (15-29, min 10).

El segundo acto se impuso la lógica y la batalla se equilibró. Pierre Oriola aportaba los puntos y la garra bajo aros que tanto necesitaban los suyos y, a base de defensa, se fue apretando un marcador en el que las canastas llegaban con cuentagotas. En cinco minutos, el Barça ya estaba a ocho porque el Unicaja fue frenando su producción ofensiva de forma alarmante y cometiendo demasiadas pérdidas.

Higgins tomó entonces las riendas del Barça y golpeó el aro cajista, sumando ocho puntos en menos de cinco minutos, y el equipo de Jasikevicius empezó a parecerse al que se presentaba en Madrid como uno de los principales candidatos al título. Huérfanos de triples, los andaluces fueron cediendo terreno peligrosamente, asfixiados por la efectiva defensa azulgrana y cinco puntos seguidos de Abrines ajustaron aún más el choque al descanso (39-44, min 20).

Alberto Díaz estrenó el marcador del tercer cuarto con un triple que fue respondido de inmediato por un hasta entonces desaparecido Nicola Mirotic. Durante varios minutos, Unicaja logró mantener su media docena de puntos de la mano de Brizuela, al que Abrines y especialmente Calathes respondían para evitar una nueva escapada (53-59, min 26).

Unicaja se mantenía arriba a base de acierto desde el perímetro mientras Jasikevicius se desesperaba en la banda en busca de soluciones para culminar la remontada. Sus hombres reaccionaron y rebajaron en dos minutos a la mitad los diez puntos de desventaja al final de un tercer cuarto equilibrado que tuvo a Calathes de protagonista (60-65, min 30)

Los últimos diez minutos se le hicieron demasiado largos al Unicaja. Con el miedo en el cuerpo al ver al Barça cada vez más cerca, se apagó en ataque, donde acumulaba pérdidas a gran velocidad, lo que aprovecharon los blaugranas para, tras más de treinta minutos por debajo, ponerse por delante gracias a un 13-3 a su favor en tan solo cuatro minutos.

Del 55-65 se había pasado al 73-68 en seis minutos en los que los malagueños solo fueron capaces de acertar con un triple de Bouteille. Ahí pareció acabarse el partido porque las pérdidas y la defensa asfixiante seguían ahogando a un conjunto cajista que sin embargo, en un nuevo arreón comandado por Brizuela, se volvió a poner por delante a dos minutos y medio del la conclusión (79-80).

Una canasta final de Tim Abromaitis llevó el partido a la prórroga y en el tiempo extra ambos rivales sumaban de uno en uno desde la línea de tiros libres y los empates se sucedían, hasta que volvió a aparecer Higgins para rescatar a un Barça que sudó más de lo previsto y regresa, dos años después, a unas semifinales coperas, donde este sábado le espera el TD Systems Baskonia.

103 – Barça (15+24+21+28+15): Calathes (17), Higgins (22), Mirotic (16) y Pustovyi -cinco inicial-, Oriola (5), Abrines (11), Davies (10), Westermann (5), Hanga (6), Smits (4), y Kuric (7).

93 – Unicaja (29+15+21+23+5): Díaz (9), Brizuela (33), Waczynski (10), Thompson (10) y Guerrero (10) -quinteto titular-, Fernández (7), Abromaitis (6), Bouteille (6), Alonso, Nzosa (4) y Suárez (5).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Carlos Cortés y Sergio Manuel. Eliminaron por faltas a Alberto Díaz y por dos técnicas al entrenador del Unicaja Fotis Katsikaris.

Incidencias: Última eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey de Madrid, disputada a puerta cerrada en el WiZink Center.

 

No hay comentarios

Escribir un comentario