«Un desafío de Reyes», en la web aurinegra

COMUNICACIÓN CBC.-

Toca soñar despiertos. El Lenovo Tenerife se mide este jueves al Hereda San Pablo Burgos en los cuartos de final de la Copa del Rey (Wizink Center, 17:30 hora insular, #Vamos | Dial 8). Huérfano de la magia de las aficiones por culpa del Covid-19, el certamen copero aunará emoción y alicientes de sobra en el parqué para hacer honor a su condición de uno de los torneos más mediáticos y apasionantes del basket mundial.

En ese escenario, el del todo o nada a un solo partido, consciente de que de nada sirve lo trabajado hasta la fecha, el grupo de Txus Vidorreta se encomendará a su fortaleza coral y a la máxima ilusión para intentar batir al conjunto burgalés, que viene de proclamarse campeón de la Copa Intercontinental el pasado sábado en Buenos Aires. El de este jueves será un pulso de soñadores irreverentes, ya que ambos equipos osaron en los últimos años inmiscuirse en el statu quo de la ACB para animar la zona media alta de la tabla.

Aguarda a los aurinegros un rival entonado y empeñado en estirar todavía más los logros ya firmados en el epílogo del curso pasado, cuando fue semifinalista de la Liga Endesa. Campeón de la #BasketballCL en septiembre, los de Joan Peñarroya vienen de ganar siete de sus últimos ocho encuentros ligueros y de encadenar cinco victorias consecutivas en la competición europea.

Pendiente del estado físico de Alex Renfroe, que apura la recuperación de un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha, el Hereda San Pablo Burgos acude a Madrid con un roster muy completo en todas las posiciones. Segundo máximo anotador de la ACB hasta la fecha, a escasas décimas del propio Lenovo Tenerife (87,4 puntos de media por 87,82 de los aurinegros), el suyo es un bloque que aglutina físico y talento.

El oficio de Omar Cook en la dirección; las prestaciones de un perímetro capaz de anotar de manera compulsiva con los Benite, McFadden y compañía; el sobresaliente listón defensivo que siempre impone Xavi Rabaseda; la versatilidad de Horton o Salvó al cuatro; y una rotación interior con músculo, centímetros y mucha calidad (Kravic, Sakho, Rivero…), serán solo un botón de muestra de los argumentos a contrarrestar.

Reto pues mayúsculo para el Lenovo Tenerife, que en la octava comparecencia de su historia en una fase final de la Copa, buscará alcanzar las semifinales por tercera vez, tal y como ocurrió en Gran Canaria 2018 y en Madrid 2019. Para ello, los tinerfeños intentarán hacer valer las señas de identidad que tan lejos le han llevado este curso.

La solidez atrás, el criterio para mover el balón y buscar las mejores situaciones de tiro posibles, y la energía extra que requerirá el desafío de este jueves para igualar el físico burgalés en la batalla del rebote, volverán a ser claves para opositar con razones de peso a la victoria.

No hay comentarios

Escribir un comentario