«Contra el Iberostar y el silencio», titula El Correo

HHH

Robert Basic

Álex Mumbrú está ansioso por ver cómo responden sus hombres en un pabellón vacío, mudo, apagado por la pandemia. No sabe cómo reaccionarán sus jugadores en un volcán sin lava, muerto, que escupía fuego y ahora está sumido en el silencio. Esta noche hará frío en el infierno. Un hogar deshabitado, sin vida. «Necesitamos el empuje, las alas, la fuerza del público. Queremos jugar con gente, jugamos para la gente. La necesitamos», proclamó ayer el entrenador del RETAbet, consciente de que no la va a tener. El Bilbao Basket recibe hoy al potente Iberostar Tenerife de Txus Vidorreta con la necesidad de sumar su primer triunfo del curso tras la derrota ante el Herbalife. Cayeron en la prórroga ante un complicadísimo rival, en una cancha en la que solo habían ganado una vez, pero regresaron de vacío. Resulta imprescindible llenar el depósito de buenos resultados. «Lo que importa son las victorias», advirtió el técnico, cuyo equipo estrenará la temporada en casa sin su marea negra.

Ganar al Tenerife, que viene de imponerse al Zaragoza -recordar que los maños dejaron en menos 30 a los bilbaínos en el amistoso de Miribilla- exigirá altas dosis de «concentración» y acierto. Desconectarse unos minutos puede ser letal ante un equipo que ha confeccionado una plantilla de campanillas y aspira a todo, o a casi todo. «Podemos hablar del pick&roll de Huertas y Fitipaldo, pero entonces te aparece Salin, su juego interior, pueden postear con Doornekamp… Cuentan con muchas posibilidades. Será importante estar atentos a todos los detalles», avisó Mumbrú. Más allá de los aspectos técnicos y tácticos, el entrenador barcelonés insistió en que el «carácter» y la obligación de pelear siempre son innegociables. «Nunca nos damos por vencidos. Luchamos hasta el final», destacó el ADN del vestuario.

Bilbao Arena Miribilla

MUMBRÚ Y LAS GRADAS VACÍAS

«Necesitamos el empuje, las alas y la fuerza del público. No sabemos cómo vamos a reaccionar»

Ni siquiera la escasez de tiempo que ha tenido Vidorreta para preparar el partido resta potencial a un bloque poderoso. Compitieron el lunes, viajaron ayer y esta noche saltarán al parqué de Miribilla. «En una plantilla de siete sería importante -jugar con tan poco margen-, pero cuando tienes a 13 de máximo nivel…», deslizó Mumbrú. Y dio los nombres de Marcelinho, Fitipaldo, Salin, López, Doornekamp, Sulejmanovic, Shermadini, Bogris, Guerra… El Iberostar cuenta con dos plantillas en una y sus rotaciones son infinitas. «Equipazo», les definió el preparador del RETAbet.

La pizarra está preparada, los sistemas desarrollados y los vídeos visionados. Pero lo que le preocupa a Mumbrú son las gradas vacías. «No sabemos cómo vamos a reaccionar». El Bilbao Basket jugó sin público en la fase final de Valencia y también ante el Herbalife, pero jamás lo ha hecho en su casa. «Somos difíciles de batir con nuestra gente y veremos si seremos capaces de tener esa dureza mental cuando estemos mal, cuando el rival se nos vaya». Y encima las paredes tienen oídos. «Si das voces te oye el otro banquillo, cualquier sistema que digas se escucha, los tiempos muertos… Son cosas con las que hay que convivir».

«Jugamos para la gente»

Mumbrú pidió un protocolo de seguridad importante con el objetivo de que el público regrese cuanto antes a los pabellones. «Es extraño que pueda haber un concierto con 5.000 personas y no se pueda venir al campo, o que el otro día viajemos en avión a Canarias uno al lado de otro y aquí no pueda venir ni el 50%. Verlo por televisión es bonito porque te enteras de muchas cosas, pero no es lo mismo que vivirlo. Nosotros jugamos para la gente».

Mumbrú recordó que habrá acostumbrarse a la nueva realidad y a la reprogramación de partidos. «Estoy seguro de que a nosotros también nos tocará aplazar encuentros». Por eso destacó la importancia de la «dureza mental» de la plantilla a lo largo del curso. «Es una temporada atípica. Vamos a tener que sufrir en muchos momentos, pero debemos sobreponernos. Intentaremos hacerlo de la mejor forma posible». Ganar hoy a un «equipazo» sería un buen comienzo.

No hay comentarios

Escribir un comentario