Derrota del Morabanc Andorra por 93-81 en la pista del Iberostar Tenerife en un partido que ha tenido muchos minipartidos dentro pero que al final, y en esencia, se ha acabado resolviendo tal como hubieran pronosticado los expertos a favor de un equipo local que tiene un enorme potencial

Eso y que enfrente el MoraBanc compareció con su actitud resistente de siempre pero con los recursos que hay actualmente. Es en duelos así, ante rosters largos y lujosos como el que entrena Vidorreta, cuando más se nota que los tricolores están chalecos para las bajas. 

Sin embargo, una vez más, el partido deja detalles positivos como la capacidad de los de Ibon Navarro para creer que siempre es posible volver al partido por complicado que esté. 

Los tricolores han saltado al parqué con las ideas claras y con normas bien estudiadas para complicar la vida a los de Txus Vidorreta, uno de los equipos más temibles de la Liga Endesa a día de hoy. 

Y las consignas han funcionado. Los canarios no han jugado a gusto durante la mayor parte del primer cuarto y el dominio en el marcador ha sido alterna con cierta tendencia visitante. 

Pero el dúo Shermadini-Huertas ha empezado a funcionar, el primero con un dominio tanto silencioso como indiscutible, y al final del primer cuarto el marcador era 21-20 por los locales. 

El segundo cuarto ha arrancado con una línea similar con Palsson marcando la pauta tricolor y se puede decir que, en un momento concreto del partido, pareció que la estrategia del MoraBanc podía llevar a sufrir los locales. Pero con un 26-32 en el marcador,

Iberostar ha encontrar una tecla que ya no dejarían de pulsar durante mucho rato. Un 11-0 ha llevado a los locales a empezar a dominar, el partido y el marcador. Pareció que la estrategia del MoraBanc podía llevar a sufrir los locales. Pero con un 26-32 en el marcador, Iberostar ha encontrar una tecla que ya no dejarían de pulsar durante mucho rato. Un 11-0 ha llevado a los locales a empezar a dominar, el partido y el marcador. pareció que la estrategia del MoraBanc podía llevar a sufrir los locales.

Pero con un 26-32 en el marcador, Iberostar ha encontrar una tecla que ya no dejarían de pulsar durante mucho rato. Un 11-0 ha llevado a los locales a empezar a dominar, el partido y el marcador.

Al descanso 45-40 y la sensación de que el MoraBanc tenía discurso para mantener una discusión sobre la victoria. A pesar de las bajas, los de Ibon Navarro ofrecían sensación de solidez. Pero en el tercer cuarto las cosas han cambiado. También con un punto de inflexión localizado. 

Con 53-50 el MoraBanc ha tenido tiro triple para empatar a 53. No ha entrado y desde ese momento, los de Vidorreta han conectado una apisonadora que ha estado en marcha hasta el final del cuarto. Cuando los tricolores han vuelto a mirar el marcador el tema estaba 75-55.

Todo parecía decidido y por otro equipo el último cuarto hubiera sido un martirio, o una penitencia. No por este MoraBanc Andorra que siempre lo intenta y siempre hasta el final. Una racha espectacular de Gielen puso el partido 76-70 y durante un breve espacio de tiempo pareció que el partido estaba abierto, 78-73 también. 

Ha sido un espejismo. Iberostar ha vuelto a enfocarse y el partido ha vuelto allí donde estaba finalizando con una victoria cómoda por los locales. 

El mejor jugador del partido ha sido Shermadini que ha valorado 32 y, sin dar la sensación de reventar todo, ha dominado el partido ante un MoraBanc muy mermado por dentro. 

El mejor jugador tricolor hoy fue Tomasz Gielen con 20 de valoración habiendo anotado 18 puntos con 6 rebotes de complemento. Llovet ha valorado 13 con 9 puntos y 6 rebotes, Palsson ha hecho 15 puntos y Hannah repartió 6 asistencias. 

El MoraBanc no vuelve hacia Andorra porque el martes hay partido aplazado de la Eurocup en Mónaco y el desplazamiento ya se hará desde Barcelona.