Un Clínic de árbitros especial en un momento excepcional

El XXIII Clínic de Árbitros FEB celebrado la semana pasada en Alcobendas se cerró con un éxito organizativo y unas grandes sensaciones en alumnos, profesores y la dirección del curso. Buscamos una valoración del director del curso, el tinerfeño Pedro Rocío; del coordinador de contenidos, Alberto Sánchez Sixto; y del responsable médico de seguridad, Javier Borrego.

Pedro Rocío, el director del Curso, asegura que “ha sido uno de los eventos en los que más aire me ha entrado en los pulmones. En un momento difícil, ha sido un Clinic ejemplar.” Ilusionado con la experiencia de cinco días en Alcobendas, Rocío quiere felicitar “a todos los participantes por el grado de implicación y por el cumplimiento de las medidas de seguridad. Son árbitros jóvenes que dirigen partidos de 1ª División Autonómica, pero que han trabajado como los árbitros profesionales durante los cinco días del curso.”

El director del curso también quiere agradecer “el trabajo y la implicación de todos los profesores. Se han sabido adaptar a las circunstancias especiales y han redoblado su esfuerzo y su trabaja para ayudar en la formación de los participantes. También ha sido vital la ayuda de las instituciones, tanto la Asociación de Árbitros (AEBA) como la colaboración del Comité Olímpico Español (COE) y las facilidades dadas por la Asociación de Clubes (ACB)”.

Sánchez Sixto: “La preparación física de un árbitro no es un mérito, sino un requisito”

El éxito del Clinic ha estado marcado por la cercanía de los profesores, árbitros de Liga ACB que no hace mucho tiempo estaban en la situación de los alumnos. Uno de ellos fue Alberto Sánchez Sixto, que a sus 31 años cumple su cuarta temporada en la máxima competición. “Dentro de esta falsa normalidad solo podemos hacer una valoración muy satisfactoria del Clinic. Se ha conseguido realizarlo con todas las medidas de prevención y sin que los participantes hayan perdido la ilusión.”

El árbitro gaditano se encargó de la preparación física: “el objetivo es dar una pequeña pincelada a los aspectos más importantes. La idea que quiero que se les quede es que la preparación física de un árbitro no es un mérito, sino un requisito. Estamos trabajando con deportistas, y tenemos que estar a un nivel muy similar al suyo si queremos formar parte de la misma competición” asegura Sánchez Sixto.

Pero aparte de los temarios y los conocimientos el Clinic es el momento ideal para adquirir experiencias, conocer a gente del mundo del baloncesto: “no se puede magnificar a los árbitros o deportistas de élite. En la ACB estamos gente muy joven, que hace pocos años estábamos haciendo este Clinic de la FEB. Mostrar cercanía con los árbitros que están empezando siempre ayuda.”

Javier Borrego: “Se ha trabajado en la prevención antes, durante y después del Clinic”

El último de los éxitos del XXIII Clinic de Árbitros FEB, marcado por el COVID-19 ha sido el de la seguridad. El responsable de la ‘burbuja’ creada en Alcobendas ha sido el doctor Javier Borrego, que asegura que “el objetivo era realizar el Clinic, un evento importante para la formación arbitral, y hacerlo reduciendo el riesgo todo lo posible, adaptándonos a las circunstancias excepcionales de este año”.

Para ello, el doctor Borrego ha seguido un protocolo antes, durante y después del Clinic.  Previamente al inicio se hizo un trabajo de información (resolviendo dudas a los participantes) además de realizarles un test para conocer su situación inmunológica y dos controles diarios realizados telemáticamente: “queríamos tener todo muy controlado y comenzamos el trabajo tres semanas antes, con el objetivo de poder organizar el Clinic con las máximas garantías” afirma el responsable médico.

Durante el Clinic se siguió un protocolo estricto, restringiendo tanto las salidas de los participantes al exterior y las entradas de personas ajenas al curso. “Les pedimos que disminuyeran su actividad social la semana previa, y durante los días presenciales limitamos sus movimientos. Nos ha sorprendido, porque aunque son árbitros muy jóvenes han sido muy conscientes y responsables, manteniendo la distancia social y tomando todas las medidas de prevención” reflexiona Javier Borrego

Todavía se están realizando controles diarios telemáticamente, pero para su responsable médico “ha sido un éxito y no hemos tenido ningún caso positivo. Es cierto que el virus está ahí y que el riesgo cero no existe, pero el protocolo que hemos llevado a cabo en el Clinic de Alcobendas reduce mucho la posibilidad de contagio. Por eso también creemos este Clinic puede servir de ejemplo para el futuro, y su protocolo puede ser útil para Federaciones Autonómicas y posibles eventos parecidos, porque no podemos dejar que el baloncesto se pare.»

No hay comentarios

Escribir un comentario