«Árbitros y arbitruchos»

La definición de «ARBITRUCHO» es: «Árbitro pequeño en su calidad, pero grande en las molestias que produce»

AGUSTÍN ARIAS

«Hemos controlado muy bien su juego, pero el principal problema es que desde el principio hemos recibido muchas faltas en ataque y muchas violaciones que han incomodado bastante nuestra ofensiva; en cambio el criterio en el otro aro no era el mismo y a ellos no les ha generado la ansiedad que sí hemos tenido nosotros», dijo en sala de prensa Txus Vidorreta, que fue descalificado tras recibir la segunda técnica.

«Resulta muy complicado competir con estas decisiones arbitrales. Hemos venido a luchar por el título de nuevo, es la tercera vez que estamos aquí, pero parece que somos los rookies», dijo el entrenador realmente enfadado por la interpretación del reglamento por parte de los colegiados Mazzoni (ITA), Glisic (SER) y Lanzarini (ITA), con el principal que parece tener algo «pendiente» con el CB Canarias ya que cuando le pita va a la yugular.

No voy a entrar a valorar ahora si Txus erró con su decisión en el reparto de protagonismo, ni si Bogris ya sobra en este equipo o la razón por la que Fitipaldo no estuvo a la altura deseada. Me voy a centrar en la diferencia existente entre unos árbitros y unos «arbitruchos».

Los primeros tratan de aplicar correctamente las normas establecidas por FIBA, con aciertos y errores, pero siempre con honestidad y profesionalidad, porque los colegiados cobran, no lo hacen por amor al baloncesto.

La definición de ARBITRUCHO es: «Arbitro pequeño en su calidad, pero grande en las molestias que produce». Póngalo en Google y lo comprobará.

Los «arbitruchos» son esos impresentables, aunque con nombres y apellidos, que quieren asumir un papel de actor principal cuando lo mejor para este gremio, como me dijo un día de los años ochenta Pedro Hernández Cabrera «es pasar desapercibido y que ni siquiera pongan nuestro nombre en las crónicas», indicó el palmero. Nauel Mazzoni es el «chulito» de la clase, el que quiere destacar y «sacar las pistolas» con rapidez cuando alguien le mira mal. Y en su empeño no duda en arrastrar al fango a quienes le acompañan.

Es mundialista, como su colega Saverio Lanzarini, pero ese cartelito no le da mayor mérito cuando es capaz en una cancha de castigar injustamente al equipo B en beneficio del «A». Y anoche, en el Nikos Gallis de Atenas, estos dos personajes, acompañados del serbio Glisic, se encargaron de minar la moral de los aurinegros, sacando de quicio a Txus, como hicieron con Marcelinho, Shermadini, Fitipaldo, Doornekamp… 

Intencionadas que no lo fueron o al menos generaron muchas dudas. Faltas en ataque que solo ellos vieron. Líneas laterales que se pisan y «sigan jugando». Pasos claros que acaban en 2+1. La eliminación de un hombre tan importante como Gio al pitarle una inexistente falta en ataque cuando más quemaba el balón… 

«Arbitruchos» del tres al cuarto que igual son «premiados» por la FIBA con pitar la gran final del domingo. Porque en la FIBA los árbitros son «vacas sagradas». 

Y quienes me conocen, afortunadamente muchos en este baloncesto nuestro de cada día, saben que mi opinión no hubiese variado ni en una coma de haber ganado el conjunto tinerfeño. Odio las injusticias y la de Mazzoni, Lanzarini y Glisic anoche lo fue.

Postdata/ Los árbitros son los únicos que se sienten mejor y más cómodos en escenarios sin público.

3 Comentarios
  • EUSEBIO TRUJILLO
    Publicado el 13:19h, 02 octubre Responder

    Siempre que perdemos lo mismo……

    • Agustín
      Publicado el 17:21h, 02 octubre Responder

      PARA TRUJILLO: ¿Y qué tratas de decir con eso de «siempre que perdemos lo mismo…? ¿Quizás aplicar la ley del corporativismo al haber sido árbitro? Yo opino y doy argumentos, pero tu frase no tiene base en la que apoyarse. Si consideras que los árbitros estuvieron bien, pues perfecto. Pero soltar ese comentario sin rebatir lo dicho… Gracias por esas cinco palabras.

  • Yo
    Publicado el 18:43h, 02 octubre Responder

    La cosa está en decir que el arbitraje fue bueno, malo o semipensionista. Pues como toda persona los árbitros son personas, si el Capitán no manda otra cosa y aciertan o se equivocan. Aunque casi siempre los señores del pito, pitan lo que les da la gana y los seguidores del Canarias opinamos lo que queremos.

Escribir un comentario