«Cosas desde China», por Alejandro Martínez

«Muy buenas!! Mañana empezamos el Periodo 2, como han llamado a la 2ª fase de esta reanudación de la CBA en China. Serán 9 partidos hasta el día 26. Jugamos los días 8, 11, 13, 15, 17, 19, 22, 24 y 26. Lo peor es que nos dejan en el mismo hotel, a varios equipos los han cambiado a otro bastante mejor que este.

En el que estamos es suficiente y está cerca de la cancha de juego en la que jugaremos 7 de los 9 partidos pero llevamos ya aquí desde el dia 17 de junio y se hace un poco monótono. Escapa que tiene una buena cafetería, pequeña pero coqueta. Y que luego nos dejan salir a pasear/correr a un pequeño camino/calle en el lateral del hotel de unos 150 metros que es donde podemos hacer algo de ejercicio además de en un hall habilitado como gimnasio en la segunda planta.

Como no hay partido voy a contarles algunas cosas que me están pasando por aqui. Es curioso que los chinos, al igual que nosotros, cuando hablan con un extranjero (conmigo en este caso) tienden a hablar muy alto pero lento a su vez creyendo así que les entenderé mejor. Pues no, aun no entiendo chino me hablen como me hablen. El chino es un idioma difícil, con mucha énfasis en la entonación.

Una palabra de una sola sílaba dependiendo de la entonación (del tipo de acento que lleve sobre la vocal) puede significar hasta 3 o 4 cosas distintas. Para mi esa entonación muchas veces me es imposible de distinguir. Así que lo que he hecho es hacerme un pequeño vocabulario básico de supervivencia, que aún es muy pequeño pero que trato día a día de ampliar.

Mi pronunciación es una patada tras otra al diccionario chino pero los chicos me van entendiendo, se descojonan pero hacen lo que les digo con «mi versión china de su idioma».

FOTOS DE: Liaoning Flying Leopards (CBA)

Por otra parte, poco a poco oyes algún «vamos, coño!», «venga!», «arriba, arriba!», «corre!», «me cago…!» y la sonrisa del jugador que lo dice. Estas palabras no las han aprendido conmigo. Es mérito de Joaquín Ruiz Lorente (el ex entrenador del Zaragoza que estaba aquí antes que yo), de Sergio «Pinzas» (el ex preparador físico del equipo) y de Marcos Cerveró, de Málaga, actual preparador físico del equipo, ex prepa de Iván Déniz en Soles y con una mezcla de acento mexico-malagueño por lo que también se oye a menudo en los entreno un «vamos mis niños!!».

Mi vocabulario incluye palabras de baloncesto, no más de 12-15 y las típicas de saludar (Hola!, Adiós!, Buenos días!, etc…), los números y poco más. Y eso si, mucha, mucha gestualidad. Ahora mismo podría ponerme unos guantes blancos, pintarme la cara y ponerme en la Calle Herradores a trabajar como mimo, con todo el respeto hacía los verdaderos mimos.

Mas cosas, los que hayan podido ver los partidos verán que son muy NBA. Jugamos cuatro períodos de 12 minutos y luego algo curioso, el descanso también es de 12 minutos y no de 15 o 18 que creo sería lo propio. La expulsión por faltas es a la sexta. Hay tiempos muertos cortos y largos y uno de 2 minutos de la televisión en cada cuarto. Son muy estrictos con los banquillos, que los jugadores y técnicos no se levanten y todo eso. Solo puede estar uno de pie, en mi caso dos porque el traductor puede estar de pie a la vez que yo para transmitir indicaciones a los jugadores.

A la hora de los cambios es muy habitual, mas en los veteranos que en los jóvenes, que el jugador sustituido haga una reverencia a la grada frente a la mesa y otra a la grada tras la mesa. Nuestro pívot (Nº 55) Han lo hace siempre. Y otros muchos jugadores de la Liga.

La presentación de los equipos se hace a falta de 6.30 minutos para empezar, luego suena el himno (una versión corta y solo música) y todo el mundo debe estar firme y mirando la bandera nacional. Ya han habido creo que cinco sanciones, incluso con un par de suspensiones de no poder jugar el siguiente encuentro, por faltas de consideración al himno y/o la bandera.

Por supuesto, siempre han sido jugadores extranjeros (americanos en este caso). Tras eso, los dos equipos a su banquillo y empieza el partido. Yo la primera vez tras el himno fuí a saludar al Head Coach del otro equipo, como se suele hacer en Europa, y salieron detrás mío corriendo (literalmente) el traductor y el delegado para decirme «Coach, no!». El saludo solo se hace al final.

Como decía al principio, mañana empezamos a jugar de nuevo. Hemos entrenado bastante bien estos dos días tras el descanso. Los jugadores han aceptado de muy buena gana entrenar hoy, día pre partido, vendados. Es algo que nunca se hace. Y hemos sacado una sesión bastante guapa en media cancha.

Hay muchas cosas que suelen hacer todos los equipos porque «siempre se han hecho así» y son muy reacios a cambiar, así que hay que ir con cuidado en meter demasiados cambios de golpe y que estos cambios no sean muy «agresivos», por decirlo de alguna manera. Por otra parte, mi situación es rara ya que si meto muchos cambios y cuando llegue el nuevo Head Coach no le gustan y los quita pues trabajo en balde.

Así que lo que hago es hablar mucho con los veteranos a ver que opinan. Por ejemplo, para el entreno vendado de hoy lo que hice fue reunir a los veteranos del equipo, les planteé mis razones sobre la necesidad de este trabajo y que ellos decidieran y el capitán fue breve y conciso «tomorrow, tape». Asi que todo ok.

Lo que hablaba de mi situación, en unos días (no se cuantos aún) llega Yang Ming, que será el nuevo HC, y vamos a ver que quiere de mi. Será casi empezar de cero otra vez. Pero nadie me dijo que esto iba a ser fácil. Y en estos tiempos que corren tener trabajo de lo que te gusta es un auténtico lujo, aunque sea lejos, muy lejos de casa.

Ahí van un par de fotos. Si alguién las quiere utilizar (no se que calidad tendrán) que las firme, por favor, como «cedida por Liaoning Flying Leopards (CBA)»

Un abrazo. Cuidense mucho y piensen en los demás.

1 Comentario
  • Yo
    Publicado el 17:11h, 07 julio Responder

    Un fuerte abrazo, Alejandro. Te deseo lo mejor.

Escribir un comentario