«El Luther King, el CB Canarias y yo», por el «Señor YO»

ARTÍCULO DE OPINIÓN DE:

«EL SEÑOR YO»

«Aprovechando que el nomberguan de Basketmaniatenerife.es, el señor don Agustín Arias, acaba de escribir “El baloncesto siempre estará en deuda con el Colegio Luther King” quiero contar algo sobre aquel tiempo.

En Febrero de 1973 llegué destinado a la 5ª Zona de la IMEC (Tenerife) como Capitán de Infantería. Una de las primeras cosas que hice fue buscar colegio para mi hijo Jorge. Me recomendaron el Luther King, colegio de reciente creación. Me entrevisté con su director, don Adolfo, y hablando  salió a relucir mi condición de Profesor de Educación Física, proponiéndome dar una hora de clase por las tardes ¡Acepté! En Septiembre comenzó mi labor. En Enero me propuso dar dos horas de matemáticas y seguir con la hora de gimnasia ¡Acepté! En los cuatro años siguientes también acepté dejar la gimnasia y dar tres horas de matemáticas.

Nada más llegar me metieron en el CB Canarias. Yo había jugado en el OAR de Ferrol y en los equipos de basket de la Academia de Zaragoza y Toledo. Jugaba de alero y las metía desde fuera, aunque entonces no había la línea de tres y todo lo que no era de debajo del aro era de fuera. Aprovecho la ocasión para dar a conocer que fui el primer ganador de la LECHERA DE PRONOS del concurso de triples a pesar de las jugarretas antideportivas que me hizo don Agustín que desde entonces me tiene mucha envidia y no me puede ver.

Podría contar multitud de cosas pero voy a resumirlas. Por ejemplo, a aquellos partidos del Luther con cancha llena solo se recaudaban 14.000 pesetas ¡Vamos una coña!. Allí entraba un montón de gente por la cara, jugadores con “carneses” de balonmano, árbitros con carnet caducado, un oficial del ejército con entrada de “soldados sin graduación” y qué decir de directivos de la Federación que metían a equipos enteros sin pagar ¡Se acabó, me dije! Organicé las dos entradas y soportando muchos aspavientos e inútiles enfados alcanzamos las 40.000 pesetas de recaudación.

Por ejemplo, el Campus de baloncesto, que cuenta don Agustín en su artículo ¿Dónde iban a dormir los alumnos? ¡Tate! Me fui a Capitanía a exponer lo que queríamos hacer y todo fueron facilidades. Nos proporcionaron tiendas parque y cónicas, con literas, colchones, almohadas y se encargaron, además, de su montaje y desmontaje.

Y como último ejemplo expondré el “Asunto Simón” Resulta que va el Canarias y se clasifica para jugar la Copa Korac, tocando jugar el primer partido en Alemania. Entonces era necesario pasaporte para poder entrar en el país teutón. Me puse a pedir los DNI,s., a los jugadores, cosa que cumplieron rápidamente todos menos Simón, jugador palmero ¿Simón, qué pasa , me das el DNI o no? ¡Uf! me dice, es que yo no soy español, soy cubano y no me hago español porque tengo que hacer la mili. Si esto sale a la luz nos hacen perder todos los partidos de la Liga regular por alineación indebida ¿Solución? La prensa publicó “Simón tiene una afección cardiaca que le impide la práctica del baloncesto” y el bueno de Simón salió disparado para la isla Bonita y de él, en su faceta baloncestística, nunca más se supo.

Yaquíparoporqueestoydevacaciones saludos.

1 Comentario
  • Miguel Angel Daswani
    Publicado el 08:29h, 30 junio Responder

    Qué buena la historia. No dejen de rememorar aquellos tiempos y contarnos esos detalles.
    Abrazo

Escribir un comentario