El partido visto por CARLOS GARCÍA, de El Día

El Iberostar solo cede en el epílogo

Un parcial final de 1-12 provoca la derrota aurinegra contra un Real Madrid al que tuvo entre las cuerdas en el tercer cuarto (66-56)

 La presencia interior de Tavares y los puntos de Carroll (18 tras el descanso), imparables para el cuadro lagunero

CARLOS GARCÍA (EL DÍA)

El Iberostar Tenerife se le hizo larga la pugna por el liderato. Pese a cuajar un partido más que notable, atacando con criterio (83 puntos en 35 minutos) y logrando que su rival apenas pudiera correr, el conjunto lagunero acabó sucumbiendo (en su primera derrota liguera del curso como local) frente a un Real Madrid que, en el epílogo, tiró de garra defensiva para construir un parcial de 1-12 que a la postre resultaría definitivo (83-92).

El conjunto lagunercontado por o nunca le perdió la cara al choque, y gracias a su acierto exterior (11/18 en los tres primeros cuartos) y también a momentos de excelente actividad atrás, llegó a tener al Real Madrid contra las cuerdas avanzado ya el tercer periodo (66-56). Sin embargo, en el momento de la verdad los blancos apretaron los dientes atrás liderados por Tavares (el Canarias solo hizo 13 puntos en el cuarto acto), tiraron de calidad delante, donde se encomendaron a la anotación de Carroll. Sin el acierto exterior previo, a los canaristas no les quedó otra que hincar la rodilla. Al final de nada sirvieron los 18 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias (25 de valoración) de Shermadini.

Arrancó el partido moviéndose por los derroteros esperados a tenor de las virtudes de ambos. El Canarias trató de meter balones dentro para que Shermadini le buscara las cosquillas a los interiores blancos (2+1), pero sobre todo explotó su buena mano desde el 6,75, anotando sus tres primeros triples (12-6), mientras que los madridistas cargaron el rebote ofensivo por medio de Tavares y Garuba (12-8).

Con Shermadini vaciándose en cada balón en ambos aros, el Madrid también sumó desde el arco (Causeur), pero el Canarias redobló prestaciones desde el 6,75 con dos nuevos triples (5/6) para el 20-15. Pero los de Laso también insistieron en esta faceta gracias a una fluida circulación (Garuba y Alocén), pero también apretaron atrás para forzar dos pérdidas de los locales y, por consiguiente, correr anotar con facilidad -precisamente lo que no quería ni por asomo Vidorreta- para culminar un parcial de 2-10 con el que se cambiaba el signo del electrónico (22-25).

Ante el paso al frente defensivo de los visitantes (con Taylor sobre los bases la circulación fue más espesa), el Iberostar perdió la fluidez del inicio. Situación comprometida en la que el Iberostar se agarró a la mejor versión posible para Guerra. El grancanario asistió primero para la puerta atrás de Fitipaldo, luego pivotó para sacar dos libres y finalmente entró desde atrás para machacar y prácticamente monopolizar un parcial de 8-0 (30-25).

No fue suficiente, sin embargo, para los de Vidorreta, que sufrieron la sensación de miedo que instauró atrás Tavares, no tanto para taponar si no para hacer rectificar tiros y condicionar más de un pase. Con más errores que aciertos y su rival golpeando de nuevo desde el perímetro, el Canarias encajó un 0-8 (30-33). Ahí cortó la hemorragia Huertas, tremendamente acertado tres veces seguidas en la finalización del 2×2 toda vez que la continuación de Shermadini estuvo bien tapada (39-37).

Con los dos equipos sumando desde el arco (8/12 al descanso para los locales y 7/15 para el Madrid), el Iberostar pareció tener las de ganar (45-42). Pero en cambio, los laguneros no terminaron de atar en corto a Thompkins, efectivo tanto en las funciones de cinco, como posteando a Sulejmanovic y también hurgando en el rebote ofensivo para que el Madrid volviera a producir de segunda oportunidad (ocho puntos al descanso) y solo irse uno abajo al intermedio (45-44).

La irrupción en pista de Carroll (inédito en la primera mitad) con cinco puntos seguidos y una canasta de Alocén yéndose de Fitipaldo permitieron al Madrid tomar la delantera (47-51). Pero solo de forma efímera, porque entre que Shermadini no se arrugó ante Tavares (cinco puntos seguidos) y el propio Bruno sacó de quicio en la presión a Alocén, el Canarias empezó a volar. Lo hizo con varios robos para correr, incluido una de Shermadini en saque de banda lateral para finalizar a la contra en mate (59-54).

Ni los puntos de Carroll y Alocen (59-56) achantaron a los isleños que pisaron el acelerador, tanto con el habitual 2×1 en el que Shermadini hizo valer sus centímetros, como por su aportación desde el arco. Así, con los triples de Sulejamanovic y Yusta el Iberostar tocó techó con el 66-56 en la culminación de un parcial de 19-5.

Con Taylor de nuevo sobre los directores de juego canaristas, el Iberostar se vio más acogotado, pero al menos pudo mantener algunos momentos su renta (72-66). Pero solo hasta una nueva aparición de Carroll, imparable desde el perímetro y también en las penetraciones (74-76, 32′). En el enésimo ejercicio de recuperación, los dos triples de Cavanaugh y una canasta sobre la bocina de Shermadini devolvió la delantera a los locales (82-80) con poco más de cinco minutos por delante.

Pero ahí el Canarias se tascó. O más bien lo atascó el Real Madrid, que puso sobre la mesa su versión más aguerrida en defensa. Una implicación que derivó en varios lanzamientos forzados de los locales, en especial desde el perímetro (2/7), y a la que se unió la presencia de un Tavares que de nuevo, directa o indirectamente, volvió a marcar diferencias cerca de las dos canastas. Con los blancos circulando la bola con más inteligencia y paciencia que nunca, un triple de Laprovittola y otra canasta de Carroll (18 puntos tras el descanso) terminaron de sentenciar a un Iberostar que al menos se queda con la satisfacción de haberle peleado de tú a tú al líder de la competición.

No hay comentarios

Escribir un comentario