«El SPAR Gran Canaria sigue en Liga Femenina 2», por Aridane Ávila

 


 

Aridane Ávila

 

«Volver a Liga Femenina cuesta mucho, en todos los aspectos. Por ello conviene hacer bien las cosas para tratar de conservar ese privilegio el máximo tiempo posible. El SPAR Gran Canaria ha estado más de tres décadas entre las mejores, así que debería tener bien aprendida la lección de lo que hay que hacer para intentar como mínimo, no pasarlo mal. Pero la cosa, así, no funciona. 

Ya ha tenido tres tipos de rivales delante. Zona media (Clarinos), zona alta (Valencia), y zona baja (Bembibre). La fuerza y la garra de la primera jornada se ha ido diluyendo como era previsible en una plantilla tan extremadamente corta. Y el resultado final ha acabado siendo el mismo en los tres encuentros: derrota. El partido de El Bierzo era fundamental. Por distanciarse de un rival directo, por demostrar que podía el equipo ganar fuera, y por alejar los fantasmas de que defensivamente, es un equipo flojo, muy flojo. 

Bembibre solo había sido capaz de anotar 65 puntos ante IDK, 45 ante Gernika, y sin embargo ante SPAR Gran Canaria ha anotado 79. Lo que se ha encontrado delante no ha sido un gran obstáculo. Los pírricos 9 puntos de las amarillas en el último cuarto demuestran varias carencias. Primero, que el cansancio de las titulares es ya (en la tercera jornada) insostenible. No había más que ver los gestos de Kai James para entender que o hay relevos, o el trayecto no acabará bien. Segundo, que producto de la falta de más rotación, las faltas dejan de ser una utilidad, para convertirse en un martirio. James y Koné de nuevo cargadas, restan mucho potencial defensivo en todo el partido, y en especial en la fase clave. Y tercero, si el único refuerzo (Alina Hartmann) juega 6:21 minutos, es que no hay mucha confianza. 

El SPAR Gran Canaria sigue siendo una plantilla de Liga Femenina 2. De hecho, las camisetas siguen siendo las mismas. Si miran el logo es el de LF2. Y James lleva la camiseta de Godds, «cortada» hace más de un año. Y María España lleva el 4 de Jovovic, y Hartmann, luce el 13 de Alonso. La diferencia es que los rivales, no son ni por asomo, del mismo nivel. 

En el parqué ya hemos visto lo que hay. Tal vez convendría ahora mirar a los despachos. Se escucharon rumores de pívots y bases, pero los días pasan y la visita al aeropuerto a recibir a una nueva jugadora, no llega. Es probable que la derrota ante Bembibre haya sido “positiva” para acelerar ciertas llegadas. O también puede ser cierto, que la búsqueda de recursos no esté acorde a las expectativas creadas con la llegada de alguna nueva incorporación a los despachos. 

Es triste ver al equipo así, pero es doblemente triste ver que en un club de cantera, ninguna jugadora formada en el club, tenga minutos de calidad en la primera plantilla.

No se ha acabado la liga, las posibilidades de mantenerse no han desparecido, y el equipo ha demostrado (a ratos) que es capaz de jugar bien. Pero hay que tomar decisiones, y tomarlas pronto. Un descenso en un 40 aniversario, no es una buena celebración».  

No hay comentarios

Escribir un comentario