«¡Feliz Año Nuevo, incluso a los árbitros!», artículo de opinión

ARTÍCULO DE:

JORGE DE DIOS (SEÑOR «YO»)

«Por delante que los señores árbitros son “personas humanas” y tienen erros que no hierros, es decir, que se equivocan como todo hijo de vecino.

Lo que pasa es que debido a su diversidad se “equivocan” unos más que otros. Unos son, todavía, del montón, se equivocan menos y otros “Que llevan más mili que Cascorro” se equivocan más, lo hacen muchas más veces, pero lo saben disimular  mejor.

¡A ver! ¿Qué pasa casi siempre?

1º CASO.- Cuando juega un equipo rico contra otro equipo rico:

 Suelen pitar, casi siempre, bien. Tienen errores pero los suelen repartir en partes iguales para los dos conjuntos y gana uno de los ricos, el otro rico suele perder.

2º CASO.- Cuando juega un equipo rico contra otro pobre:

2.1.- Si los dos equipos juegan bien, los árbitros suelen pitar bien y gana el rico porque son mejores, defienden mejor y meten muchos más triples que el pobre.

2.2.- Si el rico juega bien y el pobre mal, pues se acentúa lo dicho en el punto anterior y el rico gana por una amplia mayoría.

2.3.- Si el rico juega mal y el pobre bien, aquí está el “tomate” Van pitando siempre a favor del rico, para que el pobre no se distancie mucho y luego, al final, no lo puedan arreglar ¡No siempre, pero, casi siempre, consiguen que gane el rico!

No me puedo olvidar de aquel Canarias-Real Madrid de hace unos años en el Santiago Martín, cuando faltando cuatro minutos, ganando el Canarias  de doce puntos, tira el Madrid un triple, que metió,  un árbitro auxiliar pita personal a un defensor del Canarias, haciendo gestos ostentosos de no dar válido el triple.

¡Zas! Va el Hierrezuelo, compañero de los de la «Quinta del Cascorro” conocido por algunos como el Chatarrazuelo, da válido el triple y además concede los dos tiros libres al Madrid ¿Saben quién ganó? ¡El equipo rico!

2.4.- Rico y pobre juegan mal.- Aquí, como en la Banca, “A partes iguales, gana el rico”

RESUMEN: Los señores árbitros se equivocan ¡Sí! Pero casi todas las veces, a favor de los ricos.

¡FELIZ AÑO NUEVO, INCLUSO A LOS ÁRBITROS!

No hay comentarios

Escribir un comentario