«No es casualidad», artículo de Fernando Llombet

También el entrenador de baloncesto Fernando Llombet, periodista y en la actualidad director del prestigioso Colegio Dominicas Vistabella, se une al selecto grupo de firmas invitadas que nos dejan sus comentarios sobre el mejor Iberostar Tenerife de la historia.

Llombet, en la foto de cabecera junto a José Manuel Pitti, con una reconocida trayectoria como formador dentro y fuera de las canchas de juego, titula su artículo «No es casualidad» y dice así:

«No perdamos la oportunidad. No podemos estar en primera fila, pero sí disfrutarlo. Tengamos la capacidad para ser felices con este EQUIPO»

FERNANDO LLOMBET

«No podía terminar mejor, para el Club Baloncesto Canarias, este denostado 2020. Es el resultado de una trayectoria casi inmaculada para los aurinegros en estos doce meses.

Había comenzado el año con una nueva participación en la Copa del Rey, en Málaga, si bien es cierto que su partido, ante el Andorra, dejó un sabor bastante agridulce por lo que se esperaba que podía ser una participación histórica y que se quedó en la eliminación a las primeras de cambio.

Continuó, meses más tarde, con la clasificación, entre los mejores, para una inédita Final Excepcional en la que, al equipo, yendo de menos a más en la competición, no le alcanzó para ser más protagonista que el solo hecho de estar, que ya era otro éxito.

Terminaba así una temporada 2019-2020, cumpliendo expectativas en un curso deportivo que se había afrontado con la renovación total de la plantilla.

Y llegó el verano. Y, con él, tocaba dar continuidad a las piezas importantes del grupo y modificar algunas, incorporando nombres como Fitipaldo, Cavanaugh, Sulejmanovoic, Todorovic o el regreso de Aaron Doornekamp. Otra plantilla para aspirar a competir entre los mejores. ¡Y vaya si lo están haciendo!

A falta, todavía, de dos jornadas para finalizar la primera vuelta de la competición, los de Vidorreta han alcanzado todos los objetivos marcados hasta el momento: permanencia, clasificado para la Copa del Rey, cabeza de serie en ese torneo, …

Y es que los números, del equipo tinerfeño, son una auténtica locura. Solo dos derrotas, en dieciséis partidos disputados y, en el horizonte, la posibilidad de alcanzar el liderato si sale airoso de ese partidazo del próximo sábado en el Santiago Martín ante el Real Madrid.

En Europa, más de lo mismo. Se juegan, también, ser líderes de su grupo en el partido que les va a enfrentar al Dínamo de Sassarri.

Al margen de ser conscientes que los ciclos existen en el deporte y que debemos aprovechar el que estamos viviendo en la isla, no es menos cierto que nada puede ser solo casualidad.

Este momento, viene avalado, en primer lugar, por una trayectoria institucional que habría que calificar de muy ordenada.

Atrás quedan aquellas primeras temporadas en el retorno a la ACB, marcando objetivos cortos, confeccionando plantillas con perfil conservador, pero siempre con alguna apuesta para sumar calidad al roster y que posibilitara ir creciendo. Casi siempre ha salido bien esa labor deportiva en los despachos.

Y, en segundo lugar, viene avalado también por una trayectoria deportiva en la que, si bien puede haber existido algún jugador más referente, lo que ha primado ha sido la idea de configurar un grupo, un EQUIPO».

A nadie se le escapa las numerosas dudas que fueron generando lesiones como la de Santi Yusta, la de Todorovic, la de Dani Díez, o la de Doornekamp. Dudas que se fueron despejando con el comportamiento del equipo en cada partido y que ha consolidado el valor del grupo para Vidorreta.

Es un regalo verlos jugar. Es opinión de portada, en todos los foros, que el Canarias está realizando uno de los mejores baloncestos, no solo en la liga doméstica, sino también en Europa.

El trabajo defensivo es generoso por parte de todos y tácticamente casi no tiene fisuras, salvo la exigencia de dominar algo más el rebote.

En ataque, su juego es referente para otros tantos equipos. Compartir el balón es su filosofía. Tienen dos excelentes manejadores en Huertas y en Fitipaldo. Innumerables amenazas desde el perímetro con Salin, Butterfield, Yusta o Doornekamp. Parecen haber encontrado en Cavanaugh ese cuatro que dejó vacío Abromaitis. Y disfrutar de la mejor versión de Shermadini, remata la guinda para sentirse muy feliz de poder estar viviendo el mejor momento de la historia del baloncesto de élite en Tenerife.

No perdamos la oportunidad. No podemos estar en primera fila, pero sí disfrutarlo. Tengamos la capacidad para ser felices con este EQUIPO.

No hay comentarios

Escribir un comentario