«Santa Cruz de Tenerife no necesita un gran Pabellón, sí acabar el de Eduardo Zamacoi»

Lo que debe hacer el Ayuntamiento capitalino es ordenar la finalización del polideportivo de la calle Eduardo Zamacoi, que lleva parado desde 2005

AGUSTÍN ARIAS

Mi compañero de profesión y amigo Máximo Martín entrevista en el Diario de Avisos a la que fue concejala de Deportes del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Elena Mateo. En el transcurso de la misma le pregunta el periodista: ¿Qué proyecto le quedó pena por no haber sacado adelante? Esta fue su respuesta:

“Muchas cosas. Le diría que iniciar los pasos necesarios para construir un nuevo pabellón en la ciudad. Creo que Santa Cruz necesita un pabellón que sea referente para la Isla y para el Archipiélago. Tenemos espacio suficiente para construir uno de considerables dimensiones y creo que la ciudad se lo debe a sí misma. Esta idea la llegamos a trabajar inicialmente con la alcaldesa y con el área de infraestructuras, con el fin de ver los pasos que había que dar para asumir un proyecto de tal envergadura. Yo misma se lo llegué a proponer al Gobierno de Canarias, pero se nos quedó por el camino».

Con todos mis respetos a la joven y entusiasta política chicharrera no estoy en absoluto de acuerdo con su afirmación. Ni la capital ni la Isla están necesitadas de un pabellón grande. Y menos en Santa Cruz, donde no se cuenta con ningún equipo en la élite capaz de llenar un aforo, como pretendían los socialistas de Patricia Hernández, de diez mil espectadores.

Lo que necesita Santa Cruz y nadie parece asumir «el toro por los cuernos» es que de una vez por todas se termine de construir en polideportivo cubierto que está por encima del «Quico Cabrera» y que, por una cosa y por otra, lleva en el esqueleto la friolera de ¡15 años!. Ni los dirigentes de Coalición Canaria, ni sus socios del Partido Popular, ni siquiera el PSOE (aunque apenas duraron medio tiempo en la poltrona municipal) han sido capaces de poner esta instalación sobre la mesa y sacarla adelante.

Es una vergüenza pasar por la calle Eduardo Zamacois, mirar a la izquierda y ver ta cantidad de ladrillos esperando que algún político responsable meta manos a la obra.

Y saben una cosa? esa construcción iba a finalizar, según el cartel que cuelga de sus paredes, en diciembte de 2005, es  decir, hace 15 años.

Así que, señora exconsejala, el Quico Cabrera está muy bien tras las obras del Mundial Femenino y su aforo es más que suficiente. 

Será interesante esperar a ver si la vuelta de José Manuel Bermúdez permitirá afrontar el proyecto del Paco Álvarez y su anexo. La ideal del alcalde es construir un gran polideportivo cubierto con al menos cuatro canchas.  

3 Comentarios
  • Agustín
    Publicado el 18:23h, 26 julio Responder

    Lo que necesita Santa Cruz son periodistas capaces de denunciar este tipo de cuestiones que afectan al deporte. En ese lugar existía una cancha a la que muchos vecinos íbamos de día y de noche a jugar con los amigos nuestras pachanguitas a fútbol o a baloncesto. Nos la quitaron prometiéndonos un polideportivo cubierto para todos. Y son ya quince años viendo cada mañana esa mole de cemento sin acabar. Y como dice usted, ni Coalición Canaria ni PP ni PSOE. Parece que hay algo oculto detrás de esta obra.

    • Agustín
      Publicado el 18:29h, 26 julio Responder

      Estimado tocayo: Las cosas no son como eran antes. Los espacios en prensa son limitados y apenas se escribe del CD Tenerife y del CB Canarias. Y tocar asuntos como el que nos ocupa es delicado, especialmente cuando pueden haber partidos políticos que subvencionan a medios.

  • Charo Borges Velázquez
    Publicado el 17:10h, 27 julio Responder

    Cada vez que paso por ahí, me pregunto el porqué de que se haya dejado arruinar esa obra que se empezó y, de repente, dejó de hacerse…
    Es inexplicable que ni los gobiernos, ni las oposiciones (sobre todo, estas), habidos en 15 años, hayan preguntado a los dirigentes de turno, sobre esta obra inacabada.
    La verdad, Agustín, que algo huele mal en Dinamarca (entiéndase, Santa Cruz).

Escribir un comentario