El AEK de Atenas será el rival del San Pablo Burgos en la final de la BCL

El AEK de Atenas, un equipo con viejas glorias hecho exclusivamente para ganar el millón de euros

No habrá final española en la FIBA Champions League. La frustró el anfitrión AEK de Atenas, que se deshizo sin contemplaciones de un desbordado Casademont Zaragoza (99-75). Los griegos se mostraron muy superiores desde el inicio y al descanso ya tenían prácticamente sentenciado el choque (53-32).

Nicolás Brussino fue el único jugador del equipo maño con las ideas claras. Por supuesto, no bastó. Después, cuando el partido estaba muy cuesta arriba se sumaron Hlinason y Seeley para maquillar un marcador que llegó a tener 34 puntos de diferencia: 93-59 en el minuto 36.

El AEK es un equipo confeccionado para ganar esta competición con multitud de veteranos como Tyrese Rice, Keith Langford (18 puntos cada uno), Matt Lojeski, Nikos Zisis y los exmadridistas Marcus Slaughter y Jonas Maciulis. Con ellos, sin anotar en sus escasos 5 minutos, el «aburrido» Darion Atkins, «cortado» hace dos temporadas por el Iberostar Tenerife.
Dejar claro que este AEK juega esta fase final con doble ventaja, la de ser anfitrión y la de haber hecho un equipo de «viejas glorias» solo para ganar el millón de euros en litigio.
Será un duro rival para el Hereda San Pablo Burgos en la final de este domingo.
No hay comentarios

Escribir un comentario