Luis Afonso y el «hasta siempre» a 35 años en el Nuryana

AGUSTÍN ARIAS.-
Un hombre del baloncesto ha decidido cogerse un «tiempo sabático» tras toda una vida formando parte del baloncesto, primero como jugador, militando en el CB Canarias, con el que disputó partidos de la élite siendo júnior, y posteriormente asumiendo el papel de entrenador y educador, tareas que desarrolló por espacio de ¡35 años! en su colegio Nuryana lagunero.
Definir a Luis es muy fácil: una persona llena de bondad, seriedad y responsabilidad. Siempre ha sido un ejemplo a seguir, como persona y en su condición de entrenador. Su compromiso con el colegio que hace más de tres décadas le abrió sus puertas ha estado marcado por el éxito, no solo de las victorias en cancha de sus cientos de equipos a lo largo del tiempo, sino por saber llevar por el camino correcto a sus jugadores/as.
Es difícil encontrar en Luis una palabra más alta que la otra. Su trato con todos siempre ha sido respetuoso. Exigente con quienes trabajaron a su lado siempre lo fue, pero ganándose el cariño, la simpatía y el respeto de todos.
.
Luis Afonso, con el número 4, en el Canarias júnior
He tenido la suerte de haber vivido su faceta de jugador, con esas crónicas de su equipo aurinegro. He disfrutado con la compañía de su padre en la grada del Luther King cuando Luis jugaba en la cancha. También le vi crecer en su faceta de entrenador y felicité en su día al buen amigo Clímaco cuando lo «fichó» para el baloncesto de su Colegio Nuryana.
.
Cientos de buenos momentos que me permiten conocer bien a una persona, Luis Afonso Hernández, quien nos dice un «hasta siempre», aunque su pasión por el deporte de la canasta, ese que tanto nos ha dado a muchos, jamás le alejará en demasía de las canchas.
Mañana, día 11 de enero, no volverá a ir a primera hora al Nuryana, pero ese lugar, esas canchas, esa gente, nosotros… siempre sabremos dónde encontrarle.

¡HASTA SIEMPRE!

«El 1 de enero comienza de manera oficial el año, pero de manera tradicional el año empieza después de Reyes, cuando se inicia el curso escolar.
Y antes de este día de Reyes, organizamos, regalamos o tiramos muchas cosas, pero también nos sirve para ordenar ideas y sentimientos y yo en mi caso y ante el incipiente comienzo del curso escolar para decir ¡ADIOS, HASTA SIEMPRE!
Después de 35 años no me prepararé para ir al Colegio Nuryana, en la que ha sido y considero mi casa, donde he desarrollado toda una vida dedicada al baloncesto y a otras labores dentro del Centro.
Toca ahora encontrar, preparar y vivir otras experiencias laborales.
En este tiempo he tomado cientos de decisiones y deseo pedir disculpas por si algunas de ellas les haya podido crear disgusto o malestar, el deporte es sentimiento y en ocasiones causa más pena, una decisión no acertada, que una mala nota en matemáticas, tanto a las familias como a los jugadores.
Quiero dar las GRACIAS a Clímaco, Alma Mater del Nuryana, que desde el primer momento me dio toda su confianza y que continuó con David, actual director, para hacer que el baloncesto en el colegio fuera parte esencial del mismo y que el nombre de NURYANA lo pudiéramos pasear por toda Canarias y la Península y que tenga el reconocimiento y prestigio de ser uno de los colegios con un mejor programa para la Enseñanza del Baloncesto.
Nuestro club de baloncesto vive y es parte esencial del Colegio Nuryana, sin éste no podría existir.
Gracias a los cientos de entrenadores que han pasado por nuestros equipos.
Mi deseo, que a los jugadores, que han formado nuestros equipos, les haya servido como una experiencia de vida donde prima antes los valores adquiridos que el ganar partidos.
Mi respeto a todas las familias por el tiempo y dedicación a sus hijos.
Y no quiero dejar de tener muy presente a todos los que han sido mis compañeros en el colegio, en todos los estamentos del mismo y que sí me apoyaron y entendieron que el baloncesto era una parte importante en la formación del alumno en cuanto a complementar la educación tradicional, con la aportación de valores que le darían una formación más integral.
De todos estos grupos nacieron y se mantienen verdaderas amistades. Es lo que persiste, junto con las experiencias vividas, el resto se va diluyendo en la memoria, pero permanece en el Alma y en el Corazón tal y como me sucede a mi en estos momentos desde aquel año 1985 que mi padre le dijo a Clímaco que tenía un hijo que jugaba a baloncesto y éste le dijo:  «Pues dile que suba» y subí por primera vez al COLEGIO NURYANA y …
¡Gracias infinitas y hasta siempre!
Luis Afonso Hernández
5 Comentarios
  • Ángel Recuenco
    Publicado el 15:32h, 11 enero Responder

    Lo he conocido siendo yo árbitro, padre de jugadora del Nuryana, aficionado, amigo, etc. y en todas las facetas he podido disfrutar de la maravillosa persona que es Luis. Siempre comedido y con la palabra justa en cada ocasión, tanto con las familias como con las jugadoras. Como la amistad no se pierde Luis aquí seguiremos. Un abrazo y suerte

  • Jaime Valencia González
    Publicado el 16:43h, 11 enero Responder

    Bueno, decir que Luis Afonso es un profesional en Tod’s sus facetas, apasionado del baloncesto, es decirlo todo.
    He tenido la gran suerte, de tenerlo como coordinador, prácticamente desde que empecé a entrenar en el Cb Nuryana, hace la friolera de 35 años. Pero sobretodo y en los peores momentos ha sido y es un gran Amigo. Mucha suerte en en todo lo que te plantees Luis.

  • Alicia Afonso Hernández
    Publicado el 20:35h, 11 enero Responder

    Su padre tenía como lema un sencillo «ser amable es gratis» y Luis ha hecho de esa simple afirmación, casi una filosofía de vida. La ha llevado siempre en su trato respetuoso, su saber estar, su saber escuchar y en su cortesía. En los días buenos y en los que no lo han sido tanto. Lo sé, porque tengo la fortuna de ser su hermana.
    El baloncesto, pasión familiar; los recuerdos, millones; las anécdotas, incontables… y por el camino quedan partidos , resultados, victorias
    derrotas, trofeos… Mucho de eso se olvida pronto, pero en la mente quedan las personas… de esas que se graban para siempre en la memoria y sé que Luis, para muchísimos de los que compartieron vivencias con él, es una de ellas.
    A Agustín, un millón de gracias. ¡Nuestro padre estaría tan orgulloso de leerte!
    Y a Luis… como me dijiste hoy: «No nos queda otra que ir a por cosas buenas» y no se me ocurre mejor compañía.

    • Agustín
      Publicado el 22:10h, 11 enero Responder

      ALICIA, le tenía mucho aprecio a tu padre. Siempre me buscaba en los partidos del Luther para comentarlos. Buena gente, como todos ustedes. A Luis siempre lo considero mi hermano pequeño. Un beso.

  • Aguasantas Navarrete
    Publicado el 21:55h, 11 enero Responder

    Luis, sabes que formas parte de una de la s etapas de la vida de mis hijas. ¿Que sería de nosotras sin el baloncesto? Es la pregunta que se hacían una y otra vez. Pues bien, esa pasión ,se la trasmitiste tú Igual que que le trasmitiste el saber estar, el saber perder y el saber ganas. El esfuerzo, la persistencia y el sentido de equipo. Gracias Luis. Muchas gracias por todo.

Escribir un comentario