Momentos para recordar

El último partido de Díaz Miguel, con un histórico récord olímpico

COMUNICACIÓN FEB.-
El 6 de agosto de 1992, hace hoy exactamente 28 años, España superó a Angola en su último partido en los Juegos de Barcelona. Supuso el último de los 434 partidos como seleccionador del legendario Antonio Díaz Miguel, que rubricó un récord para la historia olímpica.
No fue la mejor despedida posible, pero al menos sí una victoria: el 78-75 sobre Angola colocó a España en la novena posición del torneo olímpico de Barcelona 1992 y supuso el final de la larga e histórica ‘era Díaz Miguel’.

Fue su partido número 434 al frente de la Selección –incluyendo amistosos y oficiales- en una trayectoria de casi 27 años como seleccionador. Pero sobre todo rubricó un récord sin precedentes para la historia del baloncesto olímpico: fueron sus sextos Juegos, tras haber participado antes en los de México 1968, Munich 1972, Moscú 1980, Los Angeles 1984 y Seúl 1998. Un récord que aún hoy, celebradas desde entonces seis ediciones más de los Juegos Olímpicos, ningún otro entrenador ha igualado ni superado.

Antonio Díaz Miguel (Foto archivo FEB)

Sólo se le acercan el italiano Nelo Paratore (5), el soviético Alexander Gomelski y el australiano Lindsay Gaze (ambos con 4). Díaz Miguel es también el entrenador que más partidos olímpicos ha dirigido (49), el segundo con más victorias (26) igualado con el también legendario estadounidense Hank Iba, y su nombre figura asimismo en la exclusiva lista de los que ha subido al menos una vez al podio: la de la plata en Los Angeles 1984.

Juegos Olímpicos aparte, la ‘era Díaz Miguel’ se saldó con otras dos medallas de plata (1973 y 1983) y una de bronce (1991) en los Eurobasket. En total, el histórico seleccionador participó al frente de España asimismo en 13 ediciones del campeonato de Europa y en cuatro del campeonato del Mundo. Fueron pues nada menos que 23 campeonatos oficiales FIBA, a los que hay que añadir tres Juegos Mediterráneos, en uno de los cuales, en 1987, conquistó la medalla de plata.

Unos recuerdos de leyenda.

No hay comentarios

Escribir un comentario