El Ayuntamiento de Santa Cruz refuerza las medidas contra la COVID-19 en las instalaciones deportivas

Comunica a los clubes del municipio las condiciones de aforo, limpieza y desinfección en coordinación con los protocolos del Gobierno de Canarias y las correspondientes federaciones.

PRENSA AYUNTAMIENTO.-

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, tras la activación del semáforo rojo por parte del Gobierno de Canarias debido al aumento de casos de la COVID-19, ha reforzado aún más las medidas que ya se adoptaban hasta el pasado 26 de septiembre en las instalaciones deportivas municipales.

La concejala de Deportes, Alicia Cebrián, resalta “la importancia del obligado cumplimiento de las condiciones de aforo, limpieza y desinfección, recogidas en el acuerdo adoptado por el Gobierno de Canarias del pasado 19 de junio, así como sus diferentes actualizaciones”.

Estas medidas se desarrollan en las instalaciones deportivas de Santa Cruz desde hace semanas, ya que los clubes cumplen también el protocolo de la federación correspondiente, con el fin de aplicar las medidas de control y supervisión necesarias.

Entre las más destacables, figura la de evitar el contacto físico, con un máximo de 25 personas de manera simultánea. Los entrenamientos deberán realizarse con grupos estables y evitando el contacto con otros, salvo en las condiciones específicas establecidas por la legislación aplicable a cada una de las disciplinas deportivas.

Además, tampoco se permite el acceso de acompañantes, ni público y se debe realizar la desinfección del material tras cada uso. Y durante el tiempo de utilización de la instalación deportiva municipal, el club será responsable de que los usuarios de la misma cumplan con todos los protocolos establecidos.

Entre ellos, figuran la obligatoriedad de la utilización de gel hidroalcohólico para higienizar las manos a la entrada y salida de las instalaciones; el uso de mascarilla mientras no se realice actividad física; mantener la distancia de seguridad interpersonal de dos metros siempre que sea posible, y no coincidir en zonas comunes, quedando limitado el uso de la instalación al entrenamiento.

Del mismo modo, se prohíbe compartir alimentos y bebidas; el calzado debe ser de uso exclusivo para la práctica deportiva, y queda terminantemente prohibido realizar otras actividades o entrenamientos de categorías no autorizadas expresamente. Por su parte, además, las cantinas permanecerán también cerradas.

Los vestuarios estarán siempre cerrados y debe existir un espacio delimitado para depositar los enseres personales y mochilas de cada usuario, dejando una distancia de dos metros entre cada objeto. Los aseos deben utilizarse siempre de manera individual.

Tampoco se autoriza la celebración de partidos amistosos entre clubes hasta que la evolución de la situación sanitaria lo permita, teniendo en cuenta, además, que a la instalación deportiva solo podrá acceder una persona de la directiva del club. En el caso de una necesidad de mayor concurrencia, estas quedan limitadas a un máximo de 10 personas y será necesaria la solicitud de una autorización.

No hay comentarios

Escribir un comentario