34 años del accidente de tráfico que costó la vida a tres jugadores del Tenerife AB

AGUSTÍN ARIAS.-

Este mes de diciembre nos recuerda el trágico accidente de tráfico que el día 7 del año 1986 cortó las vidas de Delgado, Calero y García, tres componentes del Tenerife Amigos del Baloncesto.

Venían en el coche que conducía Alejandro Luque, con el pívot Pedro Ramos en el asiento de copiloto. El vehículo sufrió un fuerte impacto con las vallas, con la consabida muerte de los jóvenes Juan Carlos, Carmelo y Javier, recuperándose de las contusiones Luque y Ramos.

Venían de la cena-baile en el bodegón Casa Juanito, con el objetivo de recaudar fondos para ayudar al equipo en la Primera B.

Esto escribí en JORNADA DEPORTIVA:

Al comienzo de la temporada 86-87, el Real Club Náutico de Tenerife no pudo continuar manteniendo el presupuesto de un equipo semiprofesional de baloncesto, que militaba en la Primera “B” masculina. Pensando en el historial del este gran club, D. Enrique Alfonso formó una junta directiva que con los derechos cedidos, formó el Tenerife Asociación de Baloncesto. Con Moncho Monsalve y Felipe Coello como entrenadores, y una plantilla de jugadores de la tierra, y una pareja de americanos formada por Marty Embry y Lance Berwald se consiguió la permanencia al obtener el primer puesto del Grupo B-2.

La temporada la ensombreció la muerte por accidente de tráfico de tres jugadores del equipo: Juan Carlos Delgado, Carmelo García González y Carmelo Javier Calero Martín. Sucedió el 7 de diciembre de 1986. Tres jugadores del Tenerife, equipo de la Primera División B de baloncesto, fallecieron a primeras horas de ayer en un accidente de tráfico cuando regresaban de una cena organizada con el fin de recaudar fondos para el club. Javier Calero, ala-pivot, de 19 años de edad; Juan Carlos Delgado, base, de 20, y Carmelo García, pívot, de 24, perdieron la vida en la autopista del norte de Tenerife al chocar el vehículo en el que viajaban contra un lateral de la calzada, que estaba mojada a causa de la lluvia caída».

No hay comentarios

Escribir un comentario