Ricardo Úriz: «“Tenía claro que una pandemia no iba a retirarme”

Ricardo Úriz, el bonus track de la Liga LEB Oro

Había tomado la decisión de que el pasado curso fuera el último de su carrera en el baloncesto profesional, pero la cancelación de la temporada provocada por la Covid-19 y el gran nivel de forma exhibido con la camiseta del Cáceres P. Humanidad terminó derivando en todo un bonus track para su carrera. Un regalo adicional para los aficionados de la Liga LEB Oro y que el base Ricardo Úriz preparó a orillas de la ría de Getxo.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Suele decirse aquello de que los vascos acostumbran a nacer allí donde ellos quieren. Una teoría que explica a la perfección como un navarro de cuna como fue el base Ricardo Úriz, ha terminado por desarrollar gran parte de su vida en el País Vasco.

Una tierra de adopción en la que conquistó cuatro de sus cinco ascensos a la Liga Endesa y en la que terminó por comprometerse con su proyecto con mayor futuro a través de otro tipo de contrato, el que firmó en una boda bilbaína que desembocó en el nacimiento de dos de sus tres hijos (Aimar y Julen) en territorio vasco.

Y fue precisamente allí, a orillas de la Ría de Bilbao y entre paseo y paseo junto al Puente Colgante de Portugalete, donde este histórico base decidió este mismo verano que el momento de la anunciada retirada debería esperar al menos una temporada más. Todo un bonus track propiciado según sus palabras por el abrupto final del pasado curso, pero derivado del gran nivel al que pudimos verle sobre el parqué en su último año en Cáceres.

Porque, una vez cumplidos los 40 sobre las pistas, tal y como él deseaba, cada partido con la camiseta del Tizona Universidad de Burgos será ya un regalo tanto para él como para una afición que seguirá disfrutando de su magia cada noche de viernes.

Ha podido disputar ya los dos primeros encuentros de la temporada y en apenas 48 horas saltará a la cancha por tercera ocasión durante la presente semana, pero esta situación no hace otra cosa que no sea el poder dibujar una sonrisa de oreja a oreja en el rostro de Ricardo Úriz. Porque cuando uno llega a los 40 sobre una pista, está claro que no hay mayor objeto de disfrute que el poder seguir compitiendo.

Qué bien debe de sentar eso de volver a sentirse jugador siete meses después…

“¡Imagínate! Desde el equipo afrontábamos el primer partido con muchísima ilusión porque suponía ya no solo el volver a competir después de tantos meses sino también porque significaba que habíamos dejado ya atrás una situación complicada que nos ha llevado atener que esperar hasta la jornada cuatro. En estas semanas hemos ido viendo cómo los rivales iban jugando sus primeros partidos, pero nosotros seguíamos en casa, con el ritmo de pretemporada totalmente roto y sin haber podido jugar ni siquiera un solo minuto en un mes. Pero el haber podido saltar por fin a la pista ha sido una liberación, una alegría inmensa para el cuerpo que nos hace estar muy contentos y que nos permite sentirnos como auténticos privilegiados”.

Y eso que hace exactamente un año habías anunciado en una entrevista en FEB.es (reportaje) que la 2019/20 sería la última temporada en activo de tu carrera…

“Y así debía haber sido, pero me quedó un regusto amargo porque la temporada no terminó como a mí me hubiera gustado. No quería retirarme desde mi casa con la cancelación de la Liga sino que tenía el deseo de poder hacerlo sobre una pista y disfrutando de un último partido, así que durante el verano volví a replanteármelo todo de nuevo. Me había sentido muy bien en Cáceres a lo largo de una temporada fantástica y eso me dio la fuerza necesaria para poder seguir disfrutando del baloncesto un año más”.

Siéndote sincero y viendo el nivel al que te encontrabas, pocos creíamos que la temporada pasada pudiera haber sido la última de Ricardo Úriz sobre las pistas…

“Pues respondiéndote igual de sincero, creo que es algo que a día de hoy no puedo responderte porque tendría que haberme visto en ese caso, pero quizá sí podría haber seguido igualmente un año más… Aunque, como te digo, el haber tenido que parar, el haber estado tantos meses en casa y el haber visto cómo la temporada se cancelaba, fue el impulso que me faltaba para tomar esta decisión durante un verano en el que creo que le he dado menos vueltas a todo que ningún otro año. Tenía claro que una pandemia no debía retirarme y eso me dio la fuerza necesaria para poder seguir un año más”.


Y en ese momento, el Tizona Universidad de Burgos llamó a tu puerta…

“Sí. Puedo decir que me siento afortunado de que, a mis 40 años, los equipos sigan confiando en mí y no me hayan faltado propuestas para seguir. Entre ellas, creo que la del Tizona Burgos era muy atractiva porque me presentaron el proyecto de un equipo que históricamente ha obtenido muy buenos resultados y que este año regresaba a la LEB Oro con el deseo de poder asentar de nuevo unas bases sobre las que crecer en la categoría. Desde el minuto uno tuvieron un gran interés en que pudiera comprometerme con ellos y yo lo vi con buenos ojos ya que la propuesta se adaptaba a mi forma de entender el baloncesto porque sigo creyendo que a los 40 aún hay margen de crecimiento. Todo esto, unido a la cercanía de Burgos con mi casa en Getxo, hizo que fuera el destino idóneo para este año”.

¿Se hace un poco más difícil el que este sea el primer año en el que no te han podido acompañar tu mujer y tus tres hijos?

“Sí, de hecho, era el punto más negativo para mí porque siempre me han acompañado en todos mis destinos. Este año se está haciendo especialmente duro el no poder tenerlos a mi lado. La distancia no es muy grande y eso permite que nos podamos ver de vez en cuando, pero me cuesta el llegar a casa y no tenerles, el no encontrarme con el bullicio habitual, el que no me puedan acompañar a los partidos… Habíamos decidido que fuera así, pero nos está costando por todo el sacrificio personal y familiar que esto supone”.

¿Y a nivel personal? ¿Qué metas se pone un jugador cuando ha superado ya la barrera de los 40?

“Pues a estas alturas no hay mayor objetivo que el seguir disfrutando sobre la pista porque, si he seguido un año más, es exactamente para eso. Cuando este verano me planteé si seguía o no un año más, entendí que aún era capaz de disfrutar de cada entrenamiento y de cada partido y a mí eso es lo que me mueve para poder seguir en activo. El día que no lo sienta así sabré que ha llegado el final, pero mientras tanto, quiero seguir disfrutando de cada día en el que tenga la oportunidad de seguir jugando”.


Con tres partidos en apenas siete días, ¿cómo habéis afrontado este inicio liguero?

“No es la situación idónea, pero creo que va a ser la tónica de esta temporada. El haber tenido un par de positivos justo en este inicio liguero es lo que nos ha matado como equipo porque nos ha cortado toda la progresión que habíamos tenido durante la temporada y nos ha impedido el poder debutar con la tranquilidad que a nosotros nos hubiera gustado. Ahora estamos inmersos en la disputa de tres partidos en un margen de tiempo muy pequeño y, aunque los afrontamos con mucha ilusión, es una situación muy exigente. Ante Melilla y Leyma Coruña se vio que el equipo tiene buenos cimientos pero que aún nos falta ritmo de competición así que ese será nuestro objetivo más inmediato”.

Y ahora llega el Ibereólica Ourense, un nuevo duelo de los hermanos Úriz a la espera de saber si Mikel puede saltar a la pista por lesión…

“Para nosotros es algo muy bonito y que nos está dejando un poso que seguro será un buen recuerdo del que habla rel día que nos retiremos. Ha sido algo muy curioso ya que nuestro primer enfrentamiento tardó muchos años en llegar, pero desde entonces nos hemos visto las caras varias veces y eso da mucho juego a nivel familiar. Las victorias se han repartido para uno y otro en este tiempo y, como no sabemos aún si él podrá jugar o no este fin de semana, creo que, en caso de que no pueda hacerlo, lo mejor será que ganemos nosotros y así ninguno de los dos pierde del todo”.

¿Cerramos con un deseo para esta temporada de bonus track en tu carrera?

“Bueno, me gustaría el poder ayudar al equipo a cumplir sus objetivos en la categoría, a que sean capaces de asentarse de nuevo en una Liga LEB Oro en la que llegaron a ser un equipo realmente fuerte y que hoy en día es mucho más competitiva. No va a ser un año sencillo para nosotros por nuestra condición de recién ascendidos, pero quiero seguir trabajando y disfrutando sobre la cancha para contribuir a que todo esto sea posible”. 

Entrenamiento del GBC-Luis Michelena-20/02/2017-Donostia-San Sebastián

Estadísticas temporada – Ricardo Úriz:

Partidos jugados: 2
Minutos: 29,04 p.p.
Puntos: 4,5 p.p.
Rebotes: 3,5 p.p.
Asistencias: 5 p.p.
Recuperaciones: 1 p.p.
Tapones: — p.p.
Faltas recibidas: 3 p.p.
Valoración: 4 p.p.



Trayectoria deportiva 
– Ricardo Úriz:

Cat. Inferiores: Maristas Pamplona
1997/98: UCAM Murcia (LEBOro)
1997/98: CB Maristas Pamplona (Liga EBA)
1998/00: TAU Cerámica (Liga Endesa)

2000/01: CB Los Barrios (LEB Oro)
2001/02: Forum Valladolid (Liga Endesa)
2002/03: CAI Zaragoza (LEB Oro)
2003/04: Bilbao Basket (LEB Oro)
2004/05: Bilbao Basket (Liga Endesa)
2004/05: Bruesa GBC (LEB Plata)
2005/06: Bruesa GBC (LEB Oro)
2006/07: Bruesa GBC (Liga Endesa)
2007/08: Bruesa GBC (LEB Oro)
2008/11: Lagún Aro GBC (Liga Endesa)
2011/12: Blancos de Rueda Valladolid (Liga Endesa)
2012/15: Iberostar Tenerife (Liga Endesa)
2015/16: Montakit Fuenlabrada (Liga Endesa)
2016/17: RETAbet.es GBC (LEB Oro)
2017/18: Cafés Candelas Breogán (LEB Oro)
2018/19: Cafés Candelas Breogán (Liga Endesa)
2019/20: Cáceres Patrimonio de la Humanidad (LEB Oro)

2020/21: Tizona Universidad de Burgos (LEB Oro)

No hay comentarios

Escribir un comentario