Butterfield sufre un traumatismo bucal con desplazamiento posterior de cuatro piezas

Y encima los árbitros le sancionaron con falta cuando el codazo de Oriola fue de clara «antideportiva»

Spencer Butterfield tendrá que someterse a un tratamiento odontológico, fruto de un traumatismo bucal con desplazamiento posterior de cuatro piezas (los incisivos inferiores),  después del golpe sufrido el pasado domingo, durante el encuentro ante el FC Barcelona, cuando Oriola sacó su brazo a pasear e impactó violentamente con la cara del jugador. Y menos mal que «solo fueron cuatro dientes» porque si le golpea de lleno en su nariz, que tenía protegida con una mascarilla estaríamos hablando de una baja de meses.

Pero eso ni se protesta ni se discute. Es el «silencio de los corderos» porque en la ACB si quieres estar debes decir «sí guana» a casi todo menos enviar un escrito de repulsa por malos arbitrajes. Y esto es una opinión de un periodista veterano, curtido en mil batallas, al que jamás han podido impedir hablar con libertad.

Dos de ellos atravesaron el labio inferior produciendo una herida inciso contusa. El jugador fue atendido de urgencia el mismo domingo en el Centro Médico de Asepeyo en Via Augusta; y ayer, nada más llegar a la Isla, pasó consulta con los Servicios de Odontología del Hospital San Juan de Dios.

Butterfield se someterá a un tratatamiento específico con el objetivo de salvar el máximo número posible de piezas.

1 Comentario
  • Yo
    Publicado el 14:02h, 06 noviembre Responder

    Pues yo , salvo aquí, no he leído ningun comentario sobre el aguerrido codazo. En general y salvo honrosas excepciones los árbitros apoyan a los ricos

Escribir un comentario