«De sedes y canchas», artículo del CB Canarias

COMUNICACIÓN CBC.-

El Iberostar Tenerife estrenó recientemente sus nuevas dependencias en el Pabellón de Deportes Santiago Martín. Las nuevas oficinas de la familia canarista, ubicadas en la planta baja del recinto de Los Majuelos, abarcan unos 300 metros cuadrados e incluyen las distintas áreas de gestión del club aurinegro, además de la tienda oficial, cuya situación a pie de calle, con entrada por el mismo hall principal del Pabellón, facilita el acceso de los aficionados.

La nueva sede supone un nuevo episodio histórico en la trayectoria de una entidad que antes tuvo casi una decena de escenarios diferentes, no siempre ligados a su cancha de juego. El Canarias, un club humilde que nació en 1939 gracias al esfuerzo de varios entusiastas del deporte, celebraba sus primeras reuniones en la antigua Casa Sindical, en la calle La Carrera, actual calle Obispo Rey Redondo, en el mismo inmueble que acoge ahora una Administración de Lotería.

Por aquel entonces, el equipo de baloncesto, una de las distintas disciplinas polideportivas que aglutinaba el club canarista en sus orígenes, jugaba sus partidos en la explanada de tierra situada en lagunera plaza de Santo Domingo de Guzmán, en un terreno de juego marcado con cal y delimitado con sogas.

Fue el preambulo del traslado a La Alhóndiga, actual patio del Ayuntamiento de La Laguna, donde los aurinegros ocupaban también una de las casetas que hacía las veces de sede. El mismo fin tuvieron los altos de la Librería Católica, propiedad de Juan Miranda padre, en la actual Plaza de La Catedral, incluso antes de la mudanza a la cancha Anchieta. Y Anchieta, primero de tierra y luego de cemento, dio paso a las pistas de la Univesidad de La Laguna, antes del traslado al Colegio Luther King, en el año 76.

Paralelamente a aquellos años, el Canarias utilizó también como sede un local en la antigua calle Sol y Ortega, actual Juan de Vera, frente a la taberna del Tocuyo, para luego trasladarse a la calle del Agua, conocida ahora como Nava y Grimón. Fue en el 86 cuando el primer equipo aurinegro comenzó a jugar en el Pabellón Juan Ríos Tejera, instalación que terminaría acogiendo también las oficinas del club hasta la mudanza al Santiago Martín, en la temporada 2010-11.

Con el Ríos Tejera todavía ejerciendo de cuartel general de sus filiales, la estructura del equipo profesional se instaló en el recinto de Los Majuelos, ocupando parte de las oficinas de la tercera planta de la Casa del Deporte, uno de los tres edificios adjuntos al Pabellón que lleva el nombre del que fuera presidente canarista durante buena parte de los años ochenta y principios de los noventa.

Tras una década allí, el representativo tinerfeño pasó a ocupar recientemente la nueva casa del canarismo, en la planta baja, a pie de calle. Un nuevo escenario, dotado de las mejores prestaciones para seguir creciendo.

No hay comentarios

Escribir un comentario