Diario de Avisos, a «tumba abierta» con Aniano Cabrera

“Cambiar la plantilla hace dos temporadas fue duro, pero muy necesario”

Acostumbrado a las felicitaciones, pero también a la crítica, Aniano Cabrera, director deportivo aurinegro, vive un momento dulce, histórico, con su equipo, pero que es fruto de un punto de inflexión al que no fue sencillo llegar.

 

entrevista del periodista

josé antonio felipe (Diario de Avisos 29/11/2020)

Acostumbrado a las felicitaciones, pero también a la crítica, Aniano Cabrera, director deportivo aurinegro, vive un momento dulce, histórico, con su equipo, pero que es fruto de un punto de inflexión al que no fue sencillo llegar.

– Hace dos veranos renuevan casi por completo la plantilla. ¿Cree que hacer aquello fue clave para vivir el momento actual?
“Era el momento del cambio. Quizás la palabra no es desgaste, pero la conexión que manteníamos se iba perdiendo. Necesitabamos un poco más de energía y cambiar caras. Siempre es importante, cuando mantenemos una parte fija, cambiar piezas del equipo. La segunda vuelta llevábamos resultados adversos, aunque es verdad que perdemos la final en Amberes, pero luego ganamos dos partidos en Galicia para meternos en play-offs y dos derrotas que nos dejan fuera: Unicaja y Fuenlabrada. Antes de eso veníamos analizando que necesitábamos un cambio, lo hablaba con Txus y yo, un poquito, lo empujé. Lo vimos entre todos, por lo que fue más sencillo llevarlo a cabo”.

– Desde fuera la sensación que pudo dar es que tuvo que pasar algo para que se precipitaran los acontecimientos.
“No lo hubo, la prueba está en que queríamos que siguieran jugadores que no lo hicieron. Fue una mezcla entre los que tú querías que no siguieran y los que querías que continuaran pero tenían opción de salir, como San Miguel o Abromaitis. Se dio el momento para hacer un cambio radical, aunque mucha gente no lo entendiera. Nosotros lo teníamos claro: es mejor pasar 15 minutos colorado que hacerlo toda la vida”.

– ¿Llegaron a dudar?
“Siempre tienes momentos de duda, pero hay que afrontarlos y tomar decisiones. Hay situaciones malas porque mantienes muchas relaciones personales con muchos jugadores. Los sentimientos se mezclan, pero tienes que velar por los intereses del club. Lo bueno es que hoy en día tenemos una relación muy buena con todos”.

– El caso de Richotti, por lo que significaba, fue un golpe para muchos aficionados.
“Sí, porque llevaba muchos años y era el capitán del equipo pero entendíamos que necesitábamos un cambio. No es fácil, pero había que afrontarlo. Luego se mezcló con que si era un tema de las lesiones o por cuestiones físicas y nada que ver, la prueba es el buen nivel al que está compitiendo ahora mismo. Era una cuestión deportiva”.

– ¿Usted lo pasó mal? ¿Lo pasa mal?
“Sí, claro. Sobre todo porque es la parte que más te toca a ti. Hay que intentar ser frío, aunque no es sencillo”.

– También costó entender las marchas de San Miguel y Beirán, por rendimiento deportivo.
“Y Bassas, que demandaba jugar una competición superior y ser titular, mientras que nosotros teníamos otra idea. Ferrán decidió ejecutar su opción de salida, pero su crecimiento con Burgos fue evidente tras salir de la LEB, donde apostamos por él. Ahí no puedes cortarle el crecimiento. Lo de él fue una apuesta por nuestra parte, como con Fran Guerra, Alberto Cabrera o Jacobo Díaz. Nos gusta compensar la plantilla entre jugadores veteranos y jóvenes. Insisto, teníamos claro que teníamos que tomar decisiones. Tanto Txus como yo siempre vamos a buscar lo que creamos oportuno para tener los mejores resultados deportivos”.

– ¿Manda mucho Vidorreta?
“Sí, claro”.

– Es rotundo
“Porque, al final, cuando los resultados no llegan, él es el máximo responsable, por lo que nuestra línea es la de que el entrenador sea el máximo responsable a la hora de decidir. La idea debe ser clara, como la que tiene Txus Vidorreta, pero eso mismo nos pasó con Alejandro, Fotis o Markovic”.

– ¿Les ha dado Vidorreta un salto de calidad por esa casi obsesión suya de estudiar el juego, de que no se le escape un detalle?
“Trabaja muchísimo. El trabaja antes y después del entrenamiento estudiando a los rivales, tratando de buscar el máximo rendimiento de sus jugadores. Es un estudioso y siempre sabe lo que quiere. Sabe en pretemporada lo que quiere durante todo el curso cuando otros solo se fijan en los resultados”.

– ¿Pero también lo ha hecho a nivel club? Porque la impresión que da es que Vidorreta trasciende a lo que sucede en la pista.
“Cuando llega a la Isla a nosotros nos hace crecer porque nos muestra cosas tras sus experiencias en Estudiantes o Bilbao, pero también de su trabajo con la selección española. Esas experiencias adquiridas por él nosotros no las tenemos. Hablo mucho con él y con cuatro o cinco personas de fuera de la Isla, porque aquí hay que aprender. Comparto cosas con Xisco, con Nacho, con Marco… Siempre tienes que aprender. Me gusta mucho ver lo que hacen otros clubes de fuera para trasladarlo aquí. Txus en eso es muy ordenado y así, siendo ordenado, es más fácil que las cosas funcionen”.

– ¿Que no le salieran las cosas del todo bien en Valencia les beneficia? Lo digo en el sentido en el que, quizás, era una oportunidad para instalarse en un escalón superior de banquillos ACB
“Se queda a un resultado de entrar en Euroliga. Cuando sucede eso yo hablé con él y con su agente, porque Fotis acababa contrato, y nos llega una oportunidad. Él sabe que a mí me gusta ganar y que hacemos todo lo posible, dentro de nuestras posibilidades, para ganar siempre. La mala suerte de las lesiones que sufrió se convirtieron en buena suerte: la de estar aquí, ser feliz y hacer lo que le gusta”.

– ¿Han logrado ser un equipo apetecible para todos?
“Hemos logrado ser un club con las parcelas bien marcadas. El entrenador es el máximo responsable. A partir de ahí hay un estructura técnica, con Xisco como coordinador, con Marco y Nacho, con servicios médicos con Conrado y con los fisioterapeutas y, a partir de ahí, Félix con toda la parte institucional y financiera y yo, con la gestión deportiva y del club. Estamos bien organizados. Nos queda mucho por recorrer y aprender. Queremos tener proyectos para prolongar la experiencia que estamos viviendo. Llevamos unos años muy buenos, acudiendo a la Copa del Rey, el mejor torneo deportivo que puede haber, sabiendo que habrá momentos de picos, pero queriendo ganar. Transmites estabilidad, por eso ficha Marcelinho, por eso regresa Doornekamp, y eso ellos lo transmiten a otros jugadores y a los agentes”.

– ¿Ha tenido ofertas para irse del CB Canarias?
“No”.

– ¿Seguro?
“Alguien me comentó algo, pero nunca profundizamos. En algún momento se rumorearon cosas, pero nunca nada en firme porque yo tampoco lo valoré”.

– ¿No ha pensado nunca en probar fuera?
“No, porque creo que hay que ser feliz con lo que tienes y en donde estás. Lo que hemos preparado o trabajado ha dado sus frutos, por lo que debemos mantenernos. Nunca debemos perder el espíritu competitivo, nunca podemos dejar de creer que podemos dar algo más. Cuando voy al club estoy siempre pinchando con eso, con dar algo más. A veces te siguen, a veces no, pero nunca hay que perder la ilusión por mejorar. Tenemos que hacerlo en merchadising, en ticketing, en captación de clientes… Debemos mejorar mucho”.

– ¿ Qué es lo que más le preocupa de eso?
“Ver cómo podemos mejorar con las nuevas tecnologías. Debemos modernizarnos, crear el cambio generacional que puede venir. Ese mismo cambio que hubo en la plantilla lo habrá en el club. Hay que estar preparados”.

– ¿Se ve con fecha de caducidad?
“Que no me vea no quiere decir que no lo piense. Me preocupa más esos momentos que Félix tiene de picos en los que se ve cansado. Cuando me dice que quiere dejarlo lo dejo un par de días y luego vuelvo, insistiéndole en que tiene que estar cuatro años más. No es fácil. Hemos vivido un momento muy duro, la pandemia nos afecta a todos y, en este club, el que más ha llevado en primera persona todo ese desgaste ha sido Félix”.

– En la fase final de Valencia se habló de que algunos jugadores se vieron afectados psicológicamente por la pandemia. A muchos les sonó a excusa.
“El perfil de algunos jugadores no era el mejor para el parón que sufrimos, otros fueron padres por primera vez y, también, como cualquier persona, pese a la burbuja, tienes miedo a poder contagiarte. Había que salvar los contratos televisivos y terminar el curso, pero es verdad que nos costó entrar. Habíamos entrenado bien dentro de todo, pero era extraño. Ahora tenemos más información sobre el virus, pero en aquel momento no tanto. Pero sí, sonó un poco a excusa. Perdimos tres partidos y me llamaron un montón de medios para dar la cara. Ahora me llaman menos. Pero es así, cuando las cosas se tuercen hay que salir a torear, a mí me gusta asumirlo. En aquel momento la burbuja se nos hizo difícil”.

– ¿Acabará con normalidad esta Liga Endesa?
“Esta es la segunda mejor liga del mundo no solo por los resultados y los jugadores, sino por la buena gestión que se hace de la pandemia. Hemos llegado a las ventanas FIBA con un alto porcentaje de partidos jugados, que igual no se reconoce esa labor, pero de la mano de Antonio Martín, se está haciendo un trabajo extraordinario. Se ha movido el calendario, hay gestión, está todo reubicado. Hay trabajo detrás. Es la competición que mejor funciona en Europa, ahí tengo quee destacar a Joan Roca, responsable de la misma”.

– Desde su cargo: ¿se tiene que morder mucho la lengua?
“No puedes salir continuamente a aclarar o desmentir cosas. Si no sería el fontanero del Titanic la noche del hundimiento. Yo he llegado a casa de mi madre y mi hermano Marcos contarme cosas que le dicen y que no me explico cómo se pueden llegar a afirmar. Me molesta más cuando alguien que tiene información, como personas de los medios de comunicación, se manifiesta en las redes como un aficionado, cuando se sabe que hay situaciones que no son del todo controlables. Yo tengo Twitter y cuando tienes un resultado adverso lees cosas que te llaman la atención, pero hay que saber aceptarlo, porque ves lo que opina todo el mundo, recibes información que no sea de tu entorno para entender por dónde van las cosas. Es algo positivo”.

– Cuénteme el truco para traer a Huertas y Shermadini.
“Una conversación que tiene con Txus, claramente, hace que Marce venga a la Isla pese a tener oferta de otro club de la Liga Endesa, que era donde él se quería quedar. Ellos comentaban el tro día que con Bilbao llegaron a ir 9-2 y el otro día, abrazados, gritaban que íbamos 10-1. Celebraban que juntos de nuevo estaban en lo más alto. Con Gio surge una llamada en la que nos dicen que puede venir, pero que tienen que ser dos años de contrato. No había tenido lesiones, veíamos que cuando jugaba tenía unos números similares a los de Andorra y pensamos que nos daban un pívot de calidad sin tener que gastar una ficha de americano. En la Copa del Rey ampliamos los contratos de los dos. Su calidad deportiva es igual que la humana. Son dos personas muy normales, eso es lo más importante”.

No hay comentarios

Escribir un comentario