«El 12-1 del Iberostar, una marca solo al alcance de los grandes», titula EL DÍA

Únicamente un modesto, el Etosa Alicante de la temporada 04/05, ha llegado a estas alturas del curso con el actual registro que acumula el cuadro preparado por Vidorreta

CARLOS GARCÍA.-

Seis victorias seguidas y siete partidos sin conocer la derrota en el Santiago Martín. Saber sufrir en encuentros igualados y hasta imposibles, y no perder la compostura cuando llega al epílogo en franquicia. Asegurar todos sus duelos directos y además atreverse a profanar canchas (Málaga y Valencia) de rivales más potentes. Estos son algunos de los argumentos superficiales con los que se puede explicar el actual 12-1 que ostenta el Iberostar Tenerife, aupado a la segunda plaza de la Liga Endesa.

Un guarismo no solo harto complicado para un conjunto de la clase media como el Canarias, sino que se podía antojar como utópico a causa de la serie de adversidades con las que se ha encontrado el conjunto lagunero: lesión de Todorovic antes del inicio liguero, luego revés físico de Dani Díez y finalmente ausencia este sábado de Aaron Doornekamp. El balance, en comparación con los antecedentes ligueros en estas tres últimas décadas, ya da motivos para quitarse el sombrero.

Y es que repasando las 28 temporadas anteriores en las que la ACB se disputa bajo el formato de liga regular a grupo único, alcanzar al menos un 12-1 solo ha estado al alcance de los gallos de la competición, Real Madrid y Barcelona. El Baskonia lo ha hecho en tres ocasiones y el Valencia otros dos más.

El Real Madrid, en cuatro ocasiones, la última este mismo año, ha logrado firmar un inmaculado 13-0

El único ejemplo parecido a lo que vienen firmando los de Txus Vidorreta se remonta al ejercicio 04/05, cuando el Etosa Alicante era líder en solitario (12-1) por delante del Real Madrid (11-2). Aquel equipo estaba liderado por Quincy y Larry Lewis, acompañados por nacionales como Lucio Angulo, Iñaki de Miguel, Nacho Rodríguez y Oriol Junyent. El conjunto dirigido por Trifón Poch aguantó como pudo el tirón con un balance de 12-10 hasta el final de la fase regular (23-11). La quinta plaza final le jugó una mala pasada al ser eliminado en el playoff de cuartos por el Unicaja Málaga en un agónico 3-2.

Ahora, con su fulgurante arranque, el Iberostar Tenerife reedita la rebelión de los modestos. Ni siquiera en la campaña 16/17 (también dentro de una liga impar) cuando llegó a ser líder en la segunda vuelta, estuvo tan bien a estas alturas: 9-4. El esprint inicial le ha servido a los isleños para asegurarse con holgura su billete para la Copa del Rey y, de paso, poner los cimientos para regresar a los playoff por el título. De concretarse esa presencia, ¿serán capaces los laguneros de dar un paso más de lo ya alcanzado?

No hay comentarios

Escribir un comentario