«El Iberostar Tenerife cae dando la cara», titula la web aurinegra

COMUNICACIÓN CBC.-

Cae con orgullo. El Iberostar Tenerife encajó este domingo su segunda derrota liguera de la temporada, al ceder en su visita al actual campeón de liga, el TD Systems Baskonia (79-72). Pese a las adversidades, el grupo de Txus Vidorreta compitió hasta el último resuello y dio la cara ante un rival de Euroliga.

Las ausencias por lesión de Fitipaldo, Doornekamp, Bogris, y la de larga duración de Todorovic; junto a la baja también de Huertas, a punto de ser padre, obligaron a los aurinegros a firmar un nuevo acto de superación.

Las bajas no fueron excusas para un equipo que dio un paso al frente y peleó por el triunfo hasta el último minuto, reaparición incluida de Dani Díez y de Santi Yusta, en este caso, diez meses después de su grave lesión de rodilla.

La significativa vuelta del citado Yusta (13 puntos y muy buenas sensaciones); la capacidad para reinventarse de los aurinegros, con minutos al uno de Butterfield y Salin; el buen partido de la tripleta de canarios o el buen hacer atrás del equipo, son algunas de las conclusiones positivas que pueden extrarse de la visita al majestuoso Buesa Arena.

No fue fácil sobreponerse a las circunstancias, entre otras cosas, porque el conjunto vitoriano impuso su físico para llevarse la batalla del rebote, incomodó mucho a Gio Shermadini y aprovechó la energía y calidad de Dragic, Giedraitis o Sedekerskis para acabar llevándose el triunfo.

Arrancó muy centrado atrás el Canarias, sujetando bien a pilares del contrario como Polonara, Peters o Henry; controlando bien el grifo de las pérdidas (solo tres al descanso) y moviendo el balón con criterio (18-20, min. 10). Intentó el Baskonia llevar el partido a su territorio y de hecho amagó con abrir brecha tras un parcial de 15-5 (33-25), pero los laguneros contestaron poco después con un 1-10 para alcanzar la pausa solo uno abajo (39-38).

Tras el paso por vestuarios, el conjunto de Dusko Ivanovic intentó imponer sus armas, provocó más pérdidas entre los insulares y comenzó a correr, ecosistema que domina como pocos en la liga. Por ahí, el Baskonia abrió una nueva grieta en el electrónico, en la transición del tercer al último cuarto (69-58), pero lejos de tirar la toalla, el Canarias tiró de orgullo para volver a apretar el encuentro.

Pese a fallar algunos tiros liberados, los de Vidorreta remaron hasta situarse incluso a tiro de igualar del todo la contienda (75-72, min. 37). Sin embargo, el conjunto anfitrión se manejó mejor en los últimos minutos y acabó llevándose la victoria.

Fue el punto y final a la racha aurinegra de ocho triunfos consecutivos entre ACB y BCL, pero lo cierto es que los tinerfeños vendieron muy cara su derrota y dejaron argumentos para seguir creyendo a pie juntilla en este grupo.

No hay comentarios

Escribir un comentario