Iberostar Tenerife y Oostende, dos equipos reforzados en busca del billete para Atenas

COMUNICACIÓN CBC.-

Vuelve la Basketball Champions League. El Iberostar Tenerife recibirá este miércoles al Oostende, su último rival antes de que el Covid 19 obligara a interrumpir la pasada temporada. Natural de la provincia de Flandes,a orillas del Mar del Norte, el equipo belga forzó aquel 10 de marzo el tercer partido de la serie de octavos de final.

Tras repartirse un triunfo por bando (85-75 en la Isla para los tinerfeños y 75-69 para los belgas en el segundo asalto), cinco meses y una pandemia de por medio aún vigente, ambos equipos retomarán una eliminatoria con un cruce a cara o cruz con una recompensa mayúscula. El que salga airoso del partido de este miércoles (Santiago Martín, 19:30 hora insular, DAZN) obtendrá el billete para la Final a Ocho de Atenas.

El conjunto flamenco se plantará en la Isla tras una pretemporada, en la que se midió en dos ocasiones a los London Lions con distinto signo (triunfo por 91-77 en el primer amistoso, con tanteo nuevo cada cuarto; y derrota por 81-84 en el segundo); y en la que se impuso al Lille Metropole galo (76-64), después de que su encuentro previsto ante los también franceses de Le Portel, tuviera que suspenderse por un caso positivo de Covid en el rival.

Veinte veces campeón de liga y diecinueve de Copa en su país, el Oostende mantiene casi el mismo bloque que el curso pasado, con varias incorporaciones significativas.

El técnico Dario Gjergja, ayudante en su día de Velimir Perasovic en la selección croata y actual seleccionador belga, sigue al frente de un proyecto al que este verano se sumaban el ex aurinegro Pierre Antoine Gillet; el interior Thomas Welsh, una torre de 2,13 formada en UCLA y procedente de la G-League; el joven talento Mario Nakic, alero cedido por el Real Madrid; o la también promesa, Haris Bratanovic, ex del Barça B.

A eso hay que añadirle la continuidad de varios belgas con mucho peso en su equipo nacional, caso de Loïc Schwartz, Olivier Troisfontaines o Jean Marc Mwema, entre otros; la potencia del senegalés Amar Sylla al cuatro o la veteranía del base balcánico Dusan Djordjevic. Un bloque bien armado que convertirá la cita del miércoles en un partido de lo más exigente.

Entreno exigente para los de aurinegro

AGUSTÍN ARIAS.-

El conjunto canarista se ejercitó esta mañana con todos los sentidos puestos en la gran cita del miércoles en casa, ante el Oostende belga, en partido de desempate que dará al ganador del mismo el pasaporte para la Final a Ocho de Atenas, donde le aguarda, como primer rival, el Casademont Zaragoza.

Se espero que en estas últimas sesiones de trabajo los técnicos dispongan de todos sus efectivos, dicho esto ante los cuidados recibidos por Aaron Doornekamp durante el encuentro con el Real Madrid.

El grupo, que dio una buena imagen en la Supercopa, eso sí, carente, como todos, del ritmo competitivo tras tanta ausencia de partidos, está con la moral a tope, decidido a cosechar la victoria y así brindarle una satisfacción a sus aficionados.

De los hombres de Vidorreta se espera den un pasito adelante Sasu Salin, Cavanaugh y Gio Shermadini, los tres más flojos frente al campeón de la Supercopa.

 

No hay comentarios

Escribir un comentario