Primera derrota, ante el Barça, y dando la cara en el Palau

Los árbitros, caseros, permitieron al Barça repartir cera

AGUSTÍN ARIAS.-

Primera derrota de la temporada 20/21 para el Iberostar Tenerife. Quedando pendiente la séptima jornada, partido en casa frente al Gran Canaria (cuando se juegue, si se gana se firmará el 7-0 como mejor arranque liguero en ACB), los de Txus Vidorreta en el Palau Blaugrana por 7 tantos de diferencia (81-74), resultando determinante en la victoria azulgrana la defensa asfixiante del segundo cuarto (dejando en 11 tantos a los aurinegros en diez minutos), además de la excelencia de sus individualidades, como fue el caso de un Alex Abrines clave con sus triples para impedir la reacción insular cuando se puso a solo 4 puntos (62-58) a 7 minutos del final.

También hay que decir (aunque otros se lo callen) que el arbitraje desesperó a Iberostar Tenerife al permitir la agresividad de jugadores como Oriola o las artimañas de Mirotic para sacar de quicio al mejor jugador canarista sobre la pista, Gio Shermadini.

El español golpeó con el codo a Butterfield, que se desplomó en el suelo, convirtiendo una falta de ataque en personal del defensor. Y encima la vieron en «instant replay» por si añadir intencionada.

¡Ah!, Vidorreta fue sancionado con una segunda técnica cuando el marcador señalaba un ajustado 64-58 y Huertas era objeto de una clara falta en una penetración a canasta que se tragaron los colegiados. Al ser la segunda tuvo que abandonar la cancha, asumiendo la dirección Marco Justo Sierra.

Codazo claro de Oriola a Butterfield que el árbitro Pérez Pérez se tragó

El Iberostar Tenerife entró muy bien en el partido, con defensa intensa y acierto ofensivo, lo que le permitió establecer un +8 (12-20) 4n el minuto 8. Una ventaja liderada por la efectividad de Shermadini bajo los aros. En los dos minutos finales del primer acto un parcial de 7-0, con triple de Calathes incluido, dejó el tanteo en 19-20, si bien una galopada de Marcelinho rozó el +3, pero su bandeja se quedó corta.

En el segundo cuarto el Barça alcanzó la máxima renta, con un destacado Oriola. Antes de establecer el 40-31 del descanso y con Cavanaugh anotando canasta para el 30-26 Mirotic provocó a Shermadini al «acusarlo» de hacer teatro en una falta, cruzándose palabras que llevaron a los árbitros a castigar con técnica a ambos. Injusto porque el provocador, con empujón incluido, fue el señorito Mirotic.

Igualdad e el tercer periodo, como refleja el 22-21 final. Las ventajas azulgranas oscilaron entre los 8 y 12 puntos, merced a sus triples consecutivos de Abrines para el 54-43. Los aurinegros, acertados en el primer cuarto desde el 6,75, no veían canasta desde dicha distancia. Higgins establece el +13 (56-43), sucediéndose acto seguido la polémica acción de Oriola sobre Butterfield, jugada que en el arranque originó un ligero esguince de tobillo a Aaron Doornekamp. Con el +10 para el Barça se cerró el cuarto (62-52).

El conjunto insular no estaba dispuesto a arrojar la toalla y se conjuró de cara a los diez minutos finales. Y para iniciar el periodo un triple de Butterfield para baja de la decena (62-55), con recuperación defensiva y triple de Marcelinho que dejaba en 4 tantos la renta local (62-58), con 7 minutos por delante.

Tras canasta de Kuric para romper el 0-6 hay una entrada a canasta de Huertas que es objeto de una clara falta que nos colegiados no se atreven a señalar. Hay protesta de Txus, quien ya acumulaba una técnica, al igual que Jasikevicius, y le cae la segunda, lo que le obliga a abandonar la cancha en medio de consideraciones al arbitraje.

Con Justo Sierra asumiendo la dirección canarista llega el triple de Sasu para reducir a 5 (66-61) a 6:50 de la conclusión. El Canarias estaba «vivito y coleando», con ganas de una nueva remontada.

Sin embargo, la magia de algunos hombres importantes del Barça salió en ayuda de Jasikevicius, con una canasta del base Calathes y triple inmediato de Mirotic para el +10 (71-61). Fitipaldo se saca un acierto desde el 6,75 para el 71-66 a 3:44.

De nuevo otra individualidad, esta vez Abrines, encadena dos triples para el +11 (77-66) a 3 minutos, con tiempo de Justo.

Un triple de Salin y una acción de 2+1 firmada por Cavanaugh cierran el partido con el consabido 81 a 74.

Primera derrota liguera, la misma en la pista del poderoso Barça y dando la cara, ello a pesar de ver la triste actuación de los árbitros, incapaces de ver la dureza del cuadro anfitrión y las provocaciones del señorito Mirotic.

81 – Barça (19+22+21+19): Hanga (-), Higgins (6), Abrines (16), Smits (4), Davies (4) -cinco inicial-, Mirotic (13), Martínez (-), Kuric (10), Bolmaro (4), Heurtel (2), Oriola (8) y Calathes (14).

74 – Iberostar Tenerife (20+12+20+22): Doornekamp (6), Fitipaldo (11), Shermadini 19), Salin (6), Cavanaugh (11) -cinco inicial-, Huertas (5), Sulejmanovic (2), Guerra (9), Butterfield (3), Rodríguez (2).

Árbitros: Vicente Martínez, Rafael Serrano y Miguel Ángel Pérez. Eliminaron por faltas personales al local Calathes (min. 39) y descalificaron por doble técnica al entrenador visitante Txus Vidorreta (min. 32).

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de la Liga Endesa disputado sin público a causa de las restricciones del coronavirus en el Palau Blaugrana de Barcelona.

 

 

No hay comentarios

Escribir un comentario