«Un tropiezo que no escuece», crónica de Carlos García en EL DÍA

El Iberostar Tenerife, lastrado por las bajas, sufre su segunda derrota liguera, pero batalla hasta el final (79-75) contra el potente Baskonia

La reaparición de Santi Yusta, la gran noticia del choque

CARLOS GARCÍA.-

Derrota con la cabeza bien alta. El Iberostar Tenerife ha sufrido este domingo su segundo tropiezo del curso en ACB tras caer por 79-72 en su visita al Baskonia. Un resultado negativo con atenuante, ya que los laguneros se presentaron al choque con las bajas de los lesionados Fitipaldo y Doornekamp, así como con la ausencia de Huertas por su inminente paternidad. Sin base puro, el cuadro lagunero nunca bajó los brazos, llegó a estar incluso por delante en el marcador bien avanzado el tercer cuarto (51-54) e incluso hizo una última intentona, pese a verse 11 abajo (69-58), para poner en aprietos a su rival (75-72).

El desacierto final en el tiro (erró sus seis lanzamientos finales) y algunas decisiones algo extrañas de los colegiados en jugadas puntuales evitaron la machada de los aurinegros, que al menos salen con una noticia positiva del choque, la reaparición de dos de sus jugadores, Dani Díez y sobre todo Santi Yusta. El segundo, tras casi 10 meses de baja, cuajó una gran vuelta a las pistas al acabar con 13 puntos y dos rebotes en 15 minutos y medio de juego.

Arrancó algo frío el Iberostar, sin poder dar con la efectividad de Shermadini bajo el aro (0/2), con un mal balance defensivo, dejando liberadas las esquinas con ayudas muy largas e incluso cometiendo despistes en la defensa de saque de fondo (9-4). Lejos de venirse abajo el cuadro lagunero se estabilizó. Primero cuando Salin pudo recibir franco para el tiro (11-9) y a continuación con las rotaciones. Fran Guerra estuvo activo atrás y muy valiente delante (11-13); Butterfield se mostró firme como uno y además ayudó en ataque; mientras que Santi Yusta fue el invitado inesperado anotando un triple en la primera bola que tocó (16-18). Pese a no estar del todo fluido en ataque (solo tres asistencias), haber errado varios triples liberados y sufrir a Fall por encima del aro, los de Txus Vidorreta solventaron de manera positiva los 10 primeros minutos del duelo (18-20).

Los aurinegros mostraron seguridad en el manejo del balón (una pérdida en el primer cuarto), una de las premisas fundamentales marcadas por su técnico. Sin embargo, en el arranque del segundo acto los isleños no supieron cerrar su rebote (solo habían concedido dos segundas opciones en el primer periodo), pero sobre todo se cruzaron con la canasta contraria, errando tiros debajo del aro y a media distancia. Así, los isleños estuvieron más de cuatro minutos sin aumentar su producción ofensiva, aunque apenas recibieron un 6-0 en contra (24-20). Pese a la canasta de Sulejmanovic que cortó la sequía y un triple de Salin, los laguneros se siguieron moviendo en pobres porcentajes en el lanzamiento, varios de ellos liberados, a lo que añadieron una casi nula presencia en el rebote ofensivo y un par de discretos balances corriendo hacia atrás.

Ahí el Baskonia amagó con romper el partido (33-25), pero los canaristas aumentaron su intensidad ofensiva para abortarlo. Aún gastando faltas estando ya en bonus, el Iberostar apretó en el 1×1 y evitó canastas fáciles para detener la sangría y que su rival solo produjera desde el 4,60. En el otro lado de la pista los isleños afinaron su punto de mira (triples de López y Rodríguez) gracias a una buena circulación, pudieron correr e incluso encontraron dentro a un Shermadini muy bien tapado hasta ese momento. No solo se agarraron así al duelo los laguneros sino que además le dieron la vuelta al marcador gracias a un parcial de 4-13 (37-38). Solo una canasta final de Henry evitó que el Canarias llegara en franquicia al intermedio (39-28).

Las sensaciones no fueron las mejores para los tinerfeños a la vuelta de vestuarios, con errores en tiros exteriores, también bajo el aro y además algunas pérdidas. El Baskonia, eso sí, no supo controlar sus revoluciones y eso metió el duelo en continuas alternancias. Butterfield y Rodríguez voltearon el 41-38 (41-44), antes de varios desajustes defensivos y de balance (49-44) que equilibraron los triples de Sergio y Yusta (49-50).

Pese a tener en cancha un quinteto inverosímil (Salin o Butterfield, Yusta, Díez, Cavanaugh y Guerra) el Iberostar llegó a colocarse tres arriba (51-54), pero la incapacidad para frenar el ritmo impuesto por Vildoza, y varias pérdidas casi seguidas (siete en el cuarto cuando en 20 minutos los aurinegros solo sufrieron tres) con las que el Baskonia pudo correr, obligaron a los de Vidorreta a remar nuevamente (62-56, 30′).

Golpe anímico del que se aprovecharon Fall y Giedraitis para disparar a los locales (69-58) tras un parcial de 18-4. Parecía el escenario perfecto para que el Iberostar bajara los brazos, pero entre la impronta de Yusta, un par de posteos de Shermadini y sendas apariciones interiores de Sulejmanovic y Cavanaugh el Canarias se metió otra vez en el choque (75-72) con poco más de tres minutos por delante.

En el momento de la verdad el Canarias se topó con dos reveses. El primero en forma de controvertidas decisiones de los colegiados en un robo a Shermadini y un tapón de Cavanaugh. En un lado no hubo falta y en el otro sí. El segundo, la mano encogida cuando más falta hacía, hasta el punto de errar sus seis últimos lanzamientos y ver así como se evaporaba el milagro de asaltar el Buesa Arena.

No hay comentarios

Escribir un comentario