CHARO BORGES: La historia de una leyenda de nuestro BA-LON-CES-TO (XV)

CAPÍTULO QUINCE

Nuevas entrenadoras

FOTO PORTADA: Integrantes del equipo acompañados de D. Joaquín Aranguren, Director Gerente de la firma concesionaria de OM, y de familiares y amigos, en la cancha de la U.D. Las Palmas.

«La temporada 1972-73 se inició con el aliciente y la novedad de que se celebrará el X Curso Provincial y VI Regional para obtener el título de Preparador de Baloncesto, en alguna de esas categorías. Para el segundo de ellos, se inscribieron tres de nuestras compañeras y durante dos semanas del final del verano, los cuarenta y cinco alumnos admitidos en ambas modalidades, acudieron a las sesiones teóricas y prácticas que se impartieron en dos sedes: Santa Cruz y La Orotava.

La dirección de los cursos corrió a cargo del que, por cuatro años, fuera entrenador del Barcelona de entonces, D. Javier Añúa. Como ayudante para las clases prácticas, contó con un destacado alero de ese mismo equipo, el internacional José Mª Soler.

De los veinticinco aspirantes a obtener el título regional, veintitrés superaron las pruebas fijadas para ello y lo más llamativo e interesante fue que el número uno lo consiguió, de manera brillante, nuestra compañera Ángeles García. En el quinto puesto, quedó Conchy Ramírez y en el octavo, Charo Borges.

Nuestra “capi”, Mary Pily, le entrega al entrenador la miniatura del cañón Tigre, durante el descanso del encuentro con la U.D. Las Palmas, celebrado en el Club Náutico de Tenerife.

Las tres, además de quedar muy bien situadas, fueron las únicas participantes femeninas que aprobaron de las cinco presentadas y demostraron estar sobradamente preparadas para desarrollar el papel de entrenadoras. Todas tenían ya el de categoría provincial, conseguido dos años antes, de la mano de D. Antonio Díaz-Miguel (q.e.p.d.), extraordinario Seleccionador nacional masculino, durante veinte años.

Sin embargo, ninguna encauzó su vida profesional por esos derroteros, a pesar de hacerlo por los de la enseñanza de otros conocimientos. La prensa local destacó de aquella convocatoria, el dato curioso y poco frecuente, por entonces, de que los números uno de los dos cursos fueran ocupados por jóvenes deportistas: Ángeles por el Regional y Cándida Rosa García, de La Orotava, por el Provincial.

En el apartado colectivo, el plantel de jugadoras del OM, desde la temporada anterior, contó con la inclusión de Elena Agulló, que procedía de los equipos de La Pureza y con la baja de Mary Carmen Brito, por motivos de estudio.

En la que hoy rememoro, también hubo novedades. Jeromo fichó a Antonia Gimeno, que procedía del Filomatic Picadero de Barcelona y, mediada la Liga, contó también con Mary Carmen Gutiérrez de Salamanca, antigua jugadora del Asunción y del Náutico, conjuntos de la liga escolar de los últimos años 60. Como bajas voluntarias, tuvimos las de Pilar Juan y Andrea Rivero.

En el cargo de Edita Núñez, la Delegada, que estuvo con nosotras cuatro años, también tuvimos cambio de personas. Primero fue D. Kenan Ramírez (q.e.p.d.), padre de Conchy, y cuando viajamos a la Península, le sustituiría Agustín Yanes Segurola, que permaneció en ese puesto hasta la última temporada del OM.

Al igual que en la campaña anterior, las dificultades para disponer de una cancha donde entrenar y celebrar los partidos oficiales, se agudizaron. Sólo teníamos contacto con el balón a través de partidos amistosos que celebrábamos, entre semana, en las pistas de quienes nos pedían que jugáramos con ellos. A pesar de esa situación adversa, nos vimos participando en la I Copa Apertura femenina y ganándola, más por veteranía, mayor altura y técnica individual y de conjunto, que por calidad de juego.

También en esta ocasión, recién empezada la Liga, se pudo resolver esta contrariedad gracias a las monjas del Hogar Escuela, cuna del gran campeón Mª Auxiliadora, recordado en el post Las campeonas. Una vez más, accedieron a que nuestra sede deportiva fuera su cancha de baloncesto y, aunque no contáramos con vestuarios y duchas, fue una tranquilidad para el equipo disponer de aquella instalación.

La concentración del banquillo en un partido jugado en La Orotava 

Revalidamos el Campeonato Provincial, perdiendo un solo partido y, de nuevo, con el Hércules de Icod, en su cancha. El tanteo fue muy pobre, 38-35, dejando patente que podía haber ganado cualquiera. El Regional, también volvimos a conseguirlo después de vencer a la U.D.Las Palmas. En su cancha Rodríguez Monroy, lo hicimos por 29-46 y aquí, jugado en la cancha cubierta del Real Club Náutico, el resultado fue de 82-39.

Este último partido nos sirvió para que todas nosotras le hiciéramos un pequeño homenaje de agradecimiento a Jeromo, nuestro entrenador. Para ello, le regalamos una réplica del cañón Tigre, símbolo emblemático de la defensa de nuestra capital, Santa Cruz, ante los ataques de las naves del Almirante inglés Horatio Nelson, quien, a finales del siglo XVIII, intentó invadir la isla, desde el mar, en tres ocasiones.

En esta ocasión, el Campeonato de España tuvo lugar en Alicante y lo que allí ocurrió, se los contaré en el próximo relato.

No hay comentarios

Escribir un comentario