¡Sensaciones agridulces!

Excesivas y determinantes ausencias y lamentable arbitraje

Alegría con el reencuentro con la competición de Santi Yusta y Dani Díez

El limitado Iberostar Tenerife «murió matando» en el Buesa Arena. Sufrió su segunda derrota tras 14 partidos al caer ante el Baskonia por 7 puntos de diferencia (79-72).

Sensaciones encontradas. Primero la agradable noticia de dos retornos a la competición: La de Dani Díez, tras sus molestias prolongadas en su espalda, y, sin duda la más sobresaliente, la de Santi Yusta, tras muchos meses alejado de la actividad. El primero jugó 6:22 minutos para capturar un rebote defensivo, en tanto que el segundo dispuso de 15:36 minutos, aportando 13 tantos al equipo, con dos triples de cuatro ensayos, más dos rebotes defensivos. Aunque necesita más ritmo de competición, esta tarde el número 4 lo hizo muy bien.

En el otro lado de la balanza, dos aspectos determinantes en la derrota:

1º Las ausencias de Doornekamp, Huertas y Fitipaldo, las de Aarom y Bruno por lesión; la de Marcelinho por permiso del club ante el ya largo proceso de alumbramiento de se señora. El «9» se perdió el partido de la BCL, aunque entre Bruno y Alex sacaron adelante la dirección del juego, pero hoy, ante la ausencia por lesión del uruguayo, el peso de distribuir el balón cayó sobre López y Spencer, siendo notable, como es lógico, la diferencia.

2º La incomprensible actuación de los árbitros, descaradamente con dos varas de medir, muy exigentes con los aurinegros, sin defender con excesiva intensidad, y tristemente benévolos con la defensa a lo «karate kid» del Baskonia, lo que desquició a jugadores y al mismísimo Txus Vidorreta. Eso sí, supieron «compensar» con faltas en mitad de cancha para que al final la cosa quedara 18-18.

No hay comentarios

Escribir un comentario