La crónica en las web’s de los protagonistas

ACB: El colíder impone su ritmo (64-90)

Iberostar Tenerife demostró por qué es el segundo de la Liga Endesa, empatado con el primero. Impuso su ritmo ante un Movistar Estudiantes poco acertado, que termina el año con 5-11, y ya piensa en el primer partido de 2021: en cancha de Monbus Obradoiro.

PRENSA CB ESTUDIANTES.-

Iberostar Tenerife fue un martillo pilón y demostró en su visita a Movistar Estudiantes por qué se van a jugar el liderato de la Liga Endesa el próximo fin de semana con el Real Madrid.

El último quinteto inicial del (maldito) 2020 lo componían Roberson, Giedraitis, Gentile, Brown y Delgado. Y aunque abrió el marcador el Iberostar Tenerife por fuera, Movistar Estudiantes iba bien al rebote para tomar una corta ventaja: 6-3.

Poco tardarían los canarios, muy físicos, en volver al partido, con un parcial de 2-9 para el 8-14. Respondía Gentile, y rotaba Zamora para mantener esa intensidad (al final del cuarto, habían pisado ya la pista 11 jugadores, incluidos Sola y Arroyo en su primera convocatoria de la temporada): 11-14.

Pero los de Vidorreta seguían con su buena racha para empezar, ahogando en defensa al Movistar Estu, y el periodo terminó con 11-22.

Brown, de tres, rompía el parcial al inicio del segundo cuarto (14-22). Avramovic sacaba la magia de la chistera, anotando y repartiendo: 21-26. El partido era toda una batalla, muy físico, cada punto costaba un mundo. ¡Otro triple de Brown para el 24-29!

Seguían mandando las defensas, nadie anotaba fácil. Trabajado gancho lejano de Arteaga para el 28-33. Pero Iberostar Tenerife estaba más cómodo y lograba marcar la decena al descanso: 29-39.

Cvetkovic, Avramovic, Gentile, Brown y Delgado empezaban la segunda mitad en Movistar Estudiantes. 2+1 del dominicano para empezar bien (32-39). Recortaban distancias los interiores colegiales (36-42), pero Iberostar Tenerife recuperó el mando: 36-46.

Llevaban el ritmo del partido, aunque sin lograr romper del todo el partido ante un Movistar Estu peleón pero que no estaba acertado: 41-53.  Y así las cosas, el tercer cuarto terminó con 46-58.

No empezó bien el último periodo (46-62), así que tocó pedir tiempo muerto, pero aunque Gentile abrió la lata, el Canarias seguía a lo suyo (48-65).

Ante el poco acierto exterior (6/27 en triples, 22%), se probaban balones a dentro: Avramovic para el mate de Delgado (52-67). Pero los tinerfeños encontraban respuesta a cualquier argumento colegial: canastas rápidas de Roberson o Cvetkovic… triples de Salin o Huertas: 56-75 mediado el cuarto.

Intentaba todo Movistar Estudiantes, pero no hubo manera ante un Iberostar que no aflojó. Al final, claro 64-90.

El año termina con balance de 5-11; y en apenas unos días un nuevo reto: visita al Monbus Obradoiro el domingo 3 de enero.

FESTIVAL COLECTIVO PARA CERRAR EL AÑO CON UN TRIUNFO CONTUNDENTE

Un triunfo de ¡EQUIPO! El Iberostar Tenerife superó con contundencia al Movistar Estudiantes (64-90) para festejar su decimocuarta alegría liguera ¡en 16 partidos! y certificar de paso su condición de cabeza de serie para la próxima Copa del Rey con dos jornadas aún por jugarse de la primera vuelta.

PRENSA CB CANARIAS.-

Otro gran ejercicio colectivo de los aurinegros (los doce anotaron y ocho lo hicieron con ocho o más puntos), la solidez atrás del bloque y el oficio para imponer sus señas de identidad y llevar el partido a su terreno explican en parte el triunfo de hoy en el Wizink Center.

El grupo de Txus Vidorreta manejó los biorritmos del encuentro de principio a fin y volvió a exhibir sus virtudes desde el triple: hasta nueve canaristas anotaron desde la larga distancia para un destacado 13/28. La buena ejecución del plan de partido, meticulosamente preparado desde el staff técnico, maniató además a los baluartes estudiantiles, varios de los cuales solo asomaron la cabeza en la recta final, ya con el partido decidido.

Intentó el Movistar Estudiantes desgastar de inicio la subida de balón de los laguneros. Tras descansar el fin de semana y haber tenido nueve días para preparar el encuentro, los del Ramiro buscaron jugar la baza de la intensidad, cargaron bien el rebote ofensivo en los primeros minutos y trataron de sacar provecho sin suerte a varias situaciones zonales en defensa.

Pese a sus segundas opciones (cinco en apenas cuatro minutos), los anfitriones no estuvieron del todo acertados de cara aro. El Canarias, en cambio, sí sacó pronto a relucir su buen hacer desde el 6,75 y no se dejó amedrentar por las continuas rotaciones de los locales. Solo Gentile anotó de inicio con cierta frecuencia, pero no bastó para frenar a un Iberostar muy serio, que aprovechó el buen hacer de su segunda unidad para firmar un parcial de 3-16 y coger las riendas del electrónico (11-22, min. 10).

El grupo de Javi Zamora intentó luego estrechar el cerco con sus primeros aciertos desde el triple al inicio del segundo cuarto y de hecho redujo distancias hasta los cuatro puntos (29-33), pero el Canarias se mantuvo firme. Los de Vidorreta movían el balón con criterio y dos fogonazos de Sulejmanovic y Fitipaldo detrás del arco antes del receso les permitía irse a vestuarios diez arriba( 29-39).

Tras la pausa, el partido siguió creciendo según los intereses aurinegros. El buen trabajo atrás palió cualquier laguna ofensiva y minimizó los errores en los libres (11/19) y las pérdidas de los tinerfeños, que atacaron bien la zona madrileña y exhibieron las virtudes de su amplio repertorio de argumentos.

La versión todoterreno de Tyler Cavanaugh, las acciones en la pintura de Fran Guerra y Gio Shermadini; la calidad de Huertas, Salin y compañía; el buen trabajo de todos en la batalla del rebote y la energía para fajarse atrás hasta el último resuello, apenas 48 horas después de su anterior encuentro, fueron disparando la renta insular ante un Movistar Estudiantes frustrado ante las circunstancias, que no pudo hacer nada ante un festival, el de los aurinegros, al que acabaron sumándose los doce convocados.

No hay comentarios

Escribir un comentario