Hay días en los que perder hace un poco más de daño. Y la noche de hoy por MoraBanc Andorra será dura porque se ha perdido por 83-89 con Iberostar Tenerife un partido en el que se han hecho un montón de cosas bien pero que se ha escapado en una recta final cargada de tensión y con expulsión incluida de Ibon Navarro

El trabajo infatigable, un día más, los tricolores les ha procurado la oportunidad de ganar manteniéndose siempre dentro del partido a pesar del enorme potencial que tenían delante. Tenerife ha jugado a lo que juega siempre en tramos de partido pero se ha encontrado una preparada y terca oposición en ambos lados de la pista. Y sin embargo, y en aquí se ha de reconocer sin ambages el mérito de los visitantes, al final han sacado el partido. 

Después de muchas emociones y muchas acciones destacadas, hacerse bastante mal los dos equipos, el partido ha entrado en la recta final con 78-76 por MoraBanc. Remando muchísimo los tricolores parecía que podían dar la puntilla pero entre la calidad visitante, que en los ataques siguientes no se ha anotado y que los árbitros han asumido mucho protagonismo, al final la victoria ha marchado hacia la Laguna. 

Sobre el tema arbitral, resulta difícil no mencionarlo, la sensación que ha tenido durante todo el partido el MoraBanc es de no recibir el mismo trato en situaciones similares. Un visionado del vídeo resolverá si la sensación es justificada o no.

La tenacidad del MoraBanc ha llegado hasta donde ha llegado y la resistencia ha sucumbido ante un rival que ha ganado 17 partidos de los 21 que ha jugado hasta ahora, y esto puede ser de todo menos casualidad. Hoy, por poner un ejemplo, Shermadini pareció sufrir en tramos de partido y ha acabado valorando 29,un día más en la oficina por el georgiano que ejerce más que nunca de gran dominador de la liga. 

Sea como sea la réplica de hoy, el nivel de baloncesto que se ha visto, es para estar muy orgulloso del equipo y la contrapartida es este techo de cristal que los jugadores intentan e intentan romper sin conseguirlo en partidos como el de hoy.

 Hoy el equilibrio ha sido la nota predominante del partido con los visitantes marcando la tendencia casi siempre, pero por poco. 41-43 al descanso, por ejemplo. 58-63 al final del tercer cuarto, para seguir ilustrando la tendencia. 

Y la entrada en el último cuarto dejaba claro que si el MoraBanc quería aspirar a ganar el partido tenía que hacer algo más. Y realmente lo ha hecho, ha estado cerca de ganar. Pero todo lo que empieza por casi el mundo de la competición no sirve de masa y no perdura en el tiempo.

Hoy el más valorado del equipo ha sido Nacho Lllovet que ha completado un gran partido valorando 17 con 7 punto, 6 rebotes y 5 asistencias . El equipo, como siempre, no tiene demasiado tiempo para pensar en esta derrota porque el miércoles llega otro compromiso de primer nivel contra Herbalife Gran Canaria en un partido que puede ser clave para jugar los playoffs de el’Eurocup.